Declaración de Consenso Cubano

DECLARACION DE CONSENSO CUBANO

El derecho de los cubanos a la autonomía, prosperidad y cooperación económicas
Los Pilares para un Consenso Cubano que adoptamos en abril de 2005 definían lo siguiente:

“Anhelamos un futuro para Cuba lleno de esperanza y optimismo. Para lograrlo, Cuba y todos los cubanos tenemos que cambiar. No tenemos por qué temer al cambio. El cambio, como lo proponemos, es positivo y necesario. Tenemos fe en los cubanos, en los de dentro y fuera de la isla. Confiamos en que los cubanos seremos capaces de lograr los cambios necesarios a través de procesos no violentos”. (Preámbulo; párrafo 2do).

Nuestra Propuesta para una Agenda Humanitaria para la Familia Cubana de Octubre del 2006 definió lo siguiente:

“Consenso Cubano considera necesario hacer un llamado a impulsar medidas que beneficien directamente al pueblo y a las familias cubanas, mientras se perfila una salida democrática, no violenta, soberana y definitiva para Cuba”. (Preámbulo)

Ante el anuncio de despidos masivos de trabajadores por parte del gobierno cubano, las medidas económicas recientes sobre el trabajo privado en Cuba son de limitado alcance, tienen fallas técnicas y están motivadas ante todo por una lógica política. Pero ello no significa que nada ha sucedido ni que nada tienen que decir o hacer los que nos interesamos en facilitar los cambios positivos que el país necesita. Consenso Cubano cree que se trata de un reto. Su esencia consiste en asegurar que esta etapa abra un proceso de atención a las necesidades del pueblo pero que a la vez coadyuve a la creciente independencia del individuo frente al poder, hasta ahora omnipresente y omnímodo, del Estado. No debemos rehuir este reto.

Consenso Cubano podría contribuir a formular y gestionar de inmediato soluciones viables a algunos de los problemas más apremiantes del pueblo cubano. Sin embargo, la viabilidad de esas soluciones dependen de la voluntad política del gobierno cubano para crear las condiciones legales y fiscales básicas que ellas requieren para ser exitosas. Esas condiciones mínimas no representan demandas injerencistas de gobiernos o actores extranjeros. Son los reclamos de un amplio consenso nacional que fue expresado en miles de asambleas en Cuba y por amplios grupos de la diáspora sin que hasta ahora hayan sido tenidos en cuenta en la formulación de las nuevas medidas.

La consolidación a mediano plazo de un sector privado emergente nacional capaz de proveer trabajo e ingresos a una parte considerable de la población demanda:

a) Un marco de garantías constitucionales y legales así como de apropiados incentivos fiscales al funcionamiento de la empresa privada que pueda asegurar plenamente los derechos y la autonomía de los actores vinculados a ese sector emergente y los estimule a crear nuevas plazas laborales.

b) La actualización de las políticas migratorias para estandarizarla con los patrones internacionalmente aceptados, en especial mediante la supresión de los permisos a los cubanos para entrar, salir o residir fuera y dentro de su país así como para poder invertir y participar en el desarrollo nacional.

c) Facilitar la creación de los mecanismos de crédito y capacitación para el desarrollo empresarial del llamado sector no-estatal.

d) Facilitar la creación de los mecanismos necesarios para el funcionamiento de mercados mayoristas y el acceso a mercados externos para ofertar servicios y productos.

Consenso Cubano, en las actuales condiciones políticas, no propone invertir en el sector estatal sino cooperar solidariamente con los cubanos en la isla. Pero corresponde al gobierno cubano facilitar esa cooperación removiendo las trabas que hoy las obstaculizan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista