Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

El proceso de unificación monetaria y la transparencia

Elías Amor Bravo, economista
Hay quien no se quiere dar por enterado. En economía, la ausencia de transparencia, la oscuridad no son buenos consejeros. Reducen la credibilidad de quien se comporta de esta guisa, y produce desconfianza.

Esto es lo que se observa en relación con la unificación monetaria en Cuba. Parece que se han olvidado. Nos llegan informaciones que la contabilidad de las empresas continúa estimándose con ese procedimiento aberrante que se llama “moneda total”, y que la gente se está acostumbrando a esperar. En definitiva, el proceso dirigido a la eliminación de la dualidad monetaria en la economía castrista, sin duda uno de los retos más ambiciosos del panorama de reformas raulistas, se mantiene en la más absoluta oscuridad, sin que nadie sepa cuando se va a producir la decisión final, ni de qué modo se va a realizar la integración entre el CUC y el CUP.

Los expertos sostienen que no hay que esperar mucho de esta medida. Más bien puede causar daños que perjuicios. L…

Mi posición sobre el editorial del NY Times sobre el embargo

Elías Amor Bravo, economista
El editorial del NY Times a favor de que EEUU ponga fin, unilteralmente, al embargo al régimen castrista nos lleva una vez más al origen de esa política y las consecuencias de la misma.

Tal vez convenga recordar que el embargo arranca de las confiscaciones masivas a propiedades y empresas de ciudadanos de Estados Unidos entre 1959 y 1960 por el régimen castrista. El mismo que sigue dirigiendo los intereses de la Isla, y que nunca pagó las correspondientes indemnizaciones, pese a las reclamaciones producidas desde el primer momento. La propiedad privada es inviolable. Y hace muy bien Estados Unidos de mantener activa la defensa de los derechos de sus ciudadanos hasta que no se produzca la debida compensación que, aun cuando llegue tarde para muchos, no se debe aceptar otra opción. No es cierto que el origen del embargo sea el intento de expulsar a Fidel Castro del poder.

Tampoco se puede considerar que sea un fracaso. Como ha llovido mucho desde entonces, …

A vueltas con el "embargo": ron, camarones y colas de langosta a EEUU

Elías Amor Bravo, economista
Ahora resulta que con el asunto del “embargo” ya se puede hacer hasta ciencia ficción. Un artículo de Granma “El costo de una política arbitraria”, se dedica a ello. Cito textualmente, “si la empresa mixta Havana Club Internacional hubiese podido vender nuestros rones en mercados estadounidenses, de marzo del 2013 a igual periodo del 2014, sus cuentas financieras habrían contabilizado ingresos por más de 100 millones de dólares”.

Los que saben de economía y gestión empresarial no suelen creerse el "cuento de la lechera", ese que anuncia que nunca es bueno preparar antes el cántaro que la vaca. Pues bien, nos encontramos ante el mismo tipo de análisis. El régimen en su "diario oficial" dictamina: si no hubiera “embargo”, se vendería ron en Estados Unidos. Así de simple es la cosa.

Vayamos por partes.

Nada, absolutamente nada, asegura las ventas de un producto en un determinado mercado. Por mucho que exista demanda, y me consta que así e…

Producir arroz con la cooperación al desarrollo. Otra broma

Elías Amor Bravo, economista
Granma anuncia hoy en titulares "Cooperación al desarrollo para producir arroz". ¿Quién lo iba a decir? El alimento fundamental de la dieta de los cubanos, el arroz, ha tenido que ser recuperado medio siglo después de las reformas estalinistas de Fidel Castro en la economía, por medio de programas de cooperación al desarrollo. Increíble. Es verdad que Cuba nunca produjo arroz suficiente para abastecer a la población, ni siquiera en los años de esplendor de la economía de la República, pero ello no era obstáculo por cuanto se intercambiaba en el exterior por otras mercancías de valor superior, que se obtenían en la Isla.

Han tenido que recurrir a la cooperación al desarrollo con Japón para que el Instituto de Investigaciones de Granos se pueda hacer con una transplantadora con bandeja para preparar los semilleros; un secadero con capacidad para dos toneladas; un venteador; una trilladora, y una balanza; todo ello por valor de un millón de dólares…