Cuba y la OEA

Vamos a asistir a un espectáculo extraordinario en la cumbre de Trinidad y Tobago. La política regional condicionada por las estridencias de un régimen trasnochado. El régimen comunista cubano no debe convertirse en el centro de los debates de la OEA. Cuba, la nación y su pueblo secuestrados por la voluntad de un dictador comunista, si. El presidente Obama lo ha tenido muy claro: hay que dejar de lado al castrismo, y tender lazos a la sociedad civil cubana. Los opositores al régimen, los disidentes, los presos políticos deben ser nuestra razón de ser en la cumbre de la OEA. El embargo, el "Patria o muerte venceremos", el "elecciones pa que" y todo lo demás, simplemente sobran. Ojalá los dirigentes democráticos de América Latina apostasen por este nuevo escenario. Ese es el futuro de Cuba. El pasado es el castrismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista