El cese fulminante de Francisco Soberón: ¿siguen las purgas estalinistas?

No debemos pasar por alto lo que supone desestabilizar una de las instituciones más importantes de la economía de un país, como es el Banco Central.
Pero el castrismo es así. La economía siempre es lo que menos preocupa.
Vean mis reflexiones
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=21062

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista

Las reformas que necesita la agricultura cubana