El presupuesto de Cuba para 2017 y sus efectos negativos sobre la economía (I)

Elías Amor Bravo, economista

La Oficina Nacional de Estadística de Cuba ha publicado en su página web la Ley 122 del Presupuesto del Estado castrista para el año 2017. Un documento que permite realizar un diagnóstico de las políticas públicas y los aspectos diferenciales de la economía castrista con respecto al resto del mundo.

El presupuesto nace con un elevado déficit, que previsiblemente aumentará a lo largo del año. Un notable desequilibrio en las cuentas públicas con una diferencia entre los ingresos y gastos que supone -7.330,4 millones de CUP, alrededor del 8% del PIB proyectando la cifra de 2016 a 2017, con los últimos datos que apuntan al estancamiento/recesión de la economía.

En un ejercicio en que la economía no parece que vaya a registrar los necesarios impulsos procedentes del exterior, el régimen castrista se embarga en un déficit compensatorio fuertemente concentrado en la actividad estatal, que pretende hacer frente a las lúgubres expectativas con las que se trabaja y evitar así un brote de malestar social o un estallido de consecuencias mucho más graves. Lo problemático es que lo consigan.

El déficit está provocado por unos ingresos que alcanzan 52.586,9 millones de CUP frente a unos gastos de 59.042,3 millones de CUP. La insuficiencia de los ingresos para cubrir los gastos lo es sólo en el papel, ya que el peso que representan sobre el PIB de la economía cubana, un 60%, confirma que el carácter estatal y centralmente planificado de la misma se refleja claramente en las cuentas públicas. No hay margen para la actividad privada. El estado necesita financiar su estructura paquidérmica con todos los recursos disponibles.

Por otra parte, los gastos, fuera de control, aumentan al 68% del PIB, de modo que la participación de la actividad que se podría calificar como “no estatal” (para diferenciar de lo que debería ser un sector privado empresarial moderno y competitivo) queda relegada a poco más de un 30% del PIB.

Una cifra ajena a la realidad socieconómica de otros países de la región o de la sociedad occidental, en su conjunto. Nadie debe llamarse a engaño: las reformas raulistas no han disminuido el peso aplastante del estado en la economía cubana, sino que lo mantienen y si acaso, lo refuerzan.

Pero es que además, la composición de los gastos del estado es claramente negativa, en términos de su impacto sobre la economía. Así, por ejemplo, los 59 mil millones de CUP que se destinan a gastos, alrededor de 36 mil millones son los que se producen en la denominada actividad presupuestada, dependiente directamente del estado; en tanto que otros 22 mil millones se destinan a transferencias a dicho sector, en general, a empresas deficitarias e improductivas.

Un pésimo diseño presupuestario en un ejercicio en que sería necesario practicar un enfoque más austero, y que, en el lado opuesto, tan solo destina 4,8 mi millones de CUP, menos del 8% a los gastos de capital e infraestructuras, que son fundamentales para el desarrollo económico de la nación y supera así su atraso y baja competitividad. Con este diseño, se entiende por qué el régimen está tan interesado en que sean los inversores extranjeros quienes aporten el capital que no se desea movilizar.

A resultas de ello, el presupuesto castrista de 2017 nace con un nivel de endeudamiento “reconocido” de 14.193 millones de CUP, que se pretenden financiar con el recurso a bonos con un plazo de amortización desde uno hasta veinte años y un tipo de interés 2,5% anual. Muy propio del sistema de intervención estatal que dirige y controla la oferta y demanda monetaria del país. 

Estos bonos serán adquiridos por el sistema bancario nacional, ante el reconocido imposible acceso a los mercados de capitales internacionales, en un ejercicio de colocación de estos títulos en el ahorro interno que dejará muy pocos recursos (prácticamente ninguno) a la actividad no estatal, lo que no resulta conveniente para las débiles estructuras de la economía del país. De todo ello, cabe esperar que los problemas acuciantes de financiación que golpean de forma sistemática a la economía se vean especialmente agravados, sobre todo, para los inversores extranjeros que deseen retornar beneficios a sus casas matrices.

Tiempo habrá en otro post de este Blog, para analizar la panoplia de impuestos que recargan la actividad de los agentes económicos en Cuba y mostrar la discrecionalidad en la aplicación de exoneraciones y beneficios, más orientadas por los criterios políticos del régimen que por el deseo real de estimular la actividad productiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista