Raúl Castro y la nueva "cooperación" económica internacional

El régimen castrista ha descubierto en 2009 las ventajas de la cooperación internacional. Los observadores internacionales destacaron la febril actividad viajera de Raúl Castro durante los primeros años de su mandato, y al parecer, los resultados se han empezado a obtener durante el año que ahora finaliza.
Con una economía incapaz de producir lo suficiente para dar de comer a la población, ineficiente, carente de todo tipo de infraestructuras y al borde del abismo, la dictadura comunista cubana ha encontrado en los acuerdos de cooperación con otros gobiernos la posibilidad de cubrir parte de esas carencias.
En cierto modo, es algo que siempre han sabido hacer desde los tiempos “gloriosos” del Telón de acero y del “comercio de pajarera” en el que los socios comunistas intercambiaban con esos criterios de “solidaridad y amistad” entre los pueblos, bienes y servicios que, en absoluto, servían para mejorar las condiciones de la población, sino para reforzar sus planteamientos ideológicos.
La agencia Prensa Latina informa de los acuerdos realizados durante 2009, muchos de ellos aún en proceso de elaboración, pero otros que ya se han concretado en realizaciones, cuyo alcance, en términos de bienestar y calidad de vida para todos los cubanos, dejan mucho que desear. Raúl Castro apuesta más por la ideología en sus relaciones comerciales internacionales, y por ello, tampoco obtienen beneficios de estas actuaciones.
Si en vez del Estado cubano, las empresas privadas fueran los protagonistas de esta nueva realidad de inserción de Cuba en la economía mundial, se obtendría un resultado bien distinto. Aquí ya no cuenta ni el embargo, ni el bloqueo, ni nada parecido, sino la ceguera ideológica del comunismo castrista, empeñado en hacer la vida muy difícil a todos los cubanos. Veamos algunos ejemplos.
El país que más aporta al régimen castrista ha sido Venezuela, cuyos 92 mil barriles de petróleo diarios a precios subvencionados permiten atender la mitad de las necesidades energéticas de la Isla. A cambio, Venezuela se aprovecha de legiones de profesionales que prestan sus servicios en las misiones médicas Barrio Adentro I y II, Operación Milagro y José Gregorio Hernández, en las educativas y deportivas. Como algunos analistas han venido observando, el más beneficiado de este intercambio es el régimen castrista, que recibe casi 500 millones de dólares y ya tiene programados cerca de 300 proyectos más por importe de 161 millones de dólares más. No obstante, el malestar en la Isla por la escasez de médicos o profesores ha ido en aumento durante los últimos años y puede llegar a convertirse en un factor de inestabilidad a medio plazo.
A continuación, China ha entrado con fuerza en la agenda de la cooperación del régimen apostando por la financiación sin coste, una actuación que no plantea grandes dificultades en un momento en que los tipos de interés a nivel mundial son muy bajos. El régimen se ha beneficiado de un crédito sin intereses para la modernización de varios puertos de la Isla y el desarrollo de la radio y televisión. En la misma línea financiera sin coste, se ha incluido la adquisición de 10 buques graneleros y la puesta en marcha de receptores vía satélite, la construcción de un matadero refrigerado de cerdos y reses y una fábrica de conservas vegetales. Por supuesto, fondos que vuelven a revertir sobre el gigante asiático que mediante el estímulo financiero, consigue desarrollar su agresiva política comercial en todo el continente latinoamericano. Ello le ha permitido avanzar hasta la segunda posición en el ranking de socios comerciales de la Isla, a escasa distancia de Venezuela.
Brasil también ha desplegado sus relaciones con el régimen. En este caso, los proyectos se han concentrado en la zona de desarrollo integral de la localidad del Mariel, en las afueras de La Habana, para proceder a la ampliación del puerto, construcción y reparación de vías férreas y carreteras para facilitar un mejor acceso y la creación de una zona de actividades logísticas, entre otros objetivos estratégicos.
De igual modo, el turismo se beneficiará de la adquisición en Brasil de equipamiento para remodelar hoteles y ampliar la gama de servicios. Además también se han desarrollado planes que abarcan la industria básica, agricultura y las áreas de la biotecnología y farmacéutica, donde Cuba pasa por convertirse en un proveedor cualificado para la potencia regional.
Rusia también se ha apuntado al carro de la financiación preferente para la adquisición de bienes y servicios procedentes de este país. Los dos países han acordado, en el más puro estilo de comercio de Estado de la época del “telón de acero”, que la corporación estatal rusa Banco de Desarrollo y Comercio Exterior y la compañía cubana Aviaimport financien conjuntamente el suministro de un avión TU-204SE y sus equipos correspondientes, así como un acuerdo general de cooperación entre el fabricante de camiones ruso KAMAZ y la empresa cubana Tradex.
Vietnam se ha incorporado también a este nuevo modelo de cooperación encubierta con el régimen castrista. El país asiático se ha convertido en el principal proveedor de arroz para la Isla con un acuerdo para el período 2009-2015.
Portugal, Libia o Irán son otros países con los que el régimen castrista ha desarrollado acuerdos en diversas áreas, desde las energías renovables, el turismo, la biotecnología o la industria farmacéutica.
Cabe preguntarse qué pretende conseguir el régimen castrista de la cooperación con la Unión Europea. Habrá que preguntárselo a Moratinos, sin duda el que más interés tiene en ello. Eso lo veremos en 2010.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista