"La paja en el ojo ajeno": respuesta a las críticas a Rajoy en Granma


Elías Amor, Economista

Esta mañana, la edición internacional de Granma, el periódico oficial del régimen castrista, publicaba un artículo con el título del entrecomillado. Por eso, he querido parafrasear con el viejo y sabio refrán de quién ve la paja en el ojo ajeno. A estas alturas, nada debería sorprendernos de lo que pueda salir de la dictadura comunista que gobierna Cuba durante más de medio siglo, pero este denodado interés por las consecuencias de la política económica del gobierno del PP, no deja de llamar la atención. Sobre todo, como diría un buen amigo experto en medios de comunicación, el enfoque y el tono.

El enfoque muy crítico. Yo diría demoledor. De extrema dureza contra el presidente Rajoy, al que acusan de “incumplimientos de sus promesas electorales”, como si en Cuba algún dirigente del régimen tuviera una idea de lo que son políticos democráticos responsables de sus promesas electorales. Incluso el artículo dice, de forma también malévola, que Rajoy “se ha ganado un título que ningún político desea: ser el mandatario más repudiado en la historia reciente de su país”. También aquí se equivocan. En las últimas encuestas del CIS, Rajoy seguía con índices de aprobación superior a los obtenidos por Zapatero, y apenas han pasado seis meses desde que el PP ganase las últimas elecciones que propiciaron el cambio.

Citando a otro medio, el periódico “La Jornada”, Granma mantiene ese denodado enfoque crítico con el dirigente del gobierno español, citando con “fuentes de la delegación del gobierno de Madrid que desde enero hasta comienzos de julio de este año se habían realizado 1 440 manifestaciones contra el Ejecutivo del Partido Popular”. Bueno, a lo mejor no son tantas, pero es evidente que en España existe malestar contra el gobierno que no hace otra cosa que impulsar medidas necesarias y coherentes para superar la crisis actual.

El tono es mucho más crítico aún. Se transmite una sensación de crisis social con la incorporación de distintos colectivos a las protestas aludidas, que no parece que se observe en la realidad del día a día. Para Granma, detrás de las protestas, ya no sólo están “los jóvenes del 15-M, los estudiantes y trabajadores de la salud, la educación y el carbón, que llevaban meses de protestas, a los que se han sumado ahora la Guardia Civil, la Policía, los bomberos e, incluso, el Ejército”. Hasta aquí podríamos llegar, porque con este tipo de descripción, parece que estuviéramos en las pacíficas y tranquilas calles españolas ante algún tipo de estallido social como el que muchos soñamos que ponga fin a cualquier dictadura intransigente, como la castrista.

En fin, me gustaría avisar a los lectores de Granma que no se crean todo lo que se dice en este artículo. Es cierto que la actual situación de la economía española no es buena. Pero podría ser peor, si no se adoptasen las medidas anunciadas por Rajoy, que ya debieron impulsarse por Zapatero hace cinco años, y ahora probablemente, nos iría mucho mejor.

Es una política económica necesaria y además, la única que nos puede sacar del atolladero del gasto público desmesurado y del aumento del endeudamiento. El euro continuará siendo la moneda de referencia europea cuando se superen estas tribulaciones. Y la economía española, a resultas del ajuste, saldrá mucho más fuerte y moderna. 

Miren la paja en el ojo ajeno, porque si hay un país en el que se está reduciendo el gasto público y eliminando productos subvencionados y gratuidades de la mediocre dieta suministrada a la población, ese no es otro que Cuba. La política económica raulista, contenida en los llamados “Lineamientos”, pretende, oficialmente, “actualizar el socialismo”, pero los efectos conseguidos son muy distintos en un marco de sálvese quién pueda que para muchos ha sido calificado como "capitalismo salvaje". Y además, en Cuba estas medidas no se han sometido a escrutinio popular alguno, o a unas elecciones democráticas y plurales, y mucho menos se implementan por un gobierno democrático legítimo que surja de las urnas, sino que tienen  por ello, un alcance social limitado y poco transparente.

En suma, preocúpense de lo suyo, que ya es bastante complicado. España saldrá de la crisis como en otras ocasiones, pero mucho me temo, que Cuba, sin un cambio político y económico en profundidad, va a seguir dando vueltas a su modelo de ineficiencia e improductividad.

Les ruego que no transmitan a sus lectores, en aras de la claridad y la objetividad informativa, que las calles españolas “han convertido a las sedes del Gobierno y del PP en zonas de guerra, constantemente custodiadas por fuerzas de seguridad para evitar el paso de los ciudadanos”.  Salgan ustedes a pasear por cualquier capital o ciudad española al atardecer de este caluroso verano, y la imagen será muy distinta. No mientan y no se ofusquen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista