El difícil, e improbable, avance de internet en la economía castrista

Elías Amor Bravo, economista

El régimen castrista ha anunciado que pretende conectar a la mitad de su población a internet antes de 2020. Un objetivo que parece improbable, si se tiene en cuenta que en la actualidad apenas un 5% de los cubanos tiene acceso a la red en su casa, en tanto que solo dos millones tienen teléfono móvil en una isla de once millones de habitantes.

El retraso que sufre Cuba con respecto a otros países de América Latina en cuanto al acceso a internet es consecuencia directa de las políticas de control del régimen totalitario sobre la población. La obsesión por evitar que los cubanos estén al tanto de los acontecimientos internacionales y que solo reciban la visión deforme del régimen de los hechos acaecidos, puede pasar a la historia si se cumplen las promesas. La conexión a internet del 50% de las familias cubanas antes de 2020 y el acceso a la telefonía móvil a un 60% de la población, puede poner fin al “embargo informativo” que obligaba a los cubanos a utilizar los medios controlados por el estado para acceder a la realidad. Lo más relevante es que el cambio anunciado se produce en un momento en que se está produciendo un acercamiento entre Estados Unidos y el régimen castrista.

El análisis de los distintos sectores de la economía castrista confirma que, desde hace años, las telecomunicaciones están siendo las actividades más dinámicas en términos de producción y empleo. Existe una demanda ampliamente extendida en la población cubana por acceder a la red de redes y obtener información real de lo que ocurre en el mundo, además de mantener contactos con la diáspora cercana a los dos millones de residentes en el exterior. Demandas sociales de esta magnitud han llevado al régimen a reaccionar. Los medios de comunicación, controlados por el estado, han venido prestando atención a esta cuestión y el número de portales y usuarios de redes sociales en la Isla se ha disparado de forma muy destacada. Se tiene la sensación que el régimen no quiere quedarse atrasado en la “batalla ideológica” de las redes y, promueve el acceso de sus defensores al conocimiento y la difusión que facilita internet para reforzar sus posiciones políticas.

Al final, como todo lo que viene ocurriendo en la Isla, el auge de las redes va a estar en función de una decisión política, y no de mercado, aun cuando es real que los precios son un fuerte elemento de distorsión que impiden a muchas familias acceder a los servicios de comunicaciones. El castrismo, como en otros muchos ámbitos, tendrá que hacer primero sus deberes, en concreto, modernizar y ampliar la actual infraestructura de comunicaciones siguiendo las recomendaciones y metas de la Unión Internacional de Telecomunicaciones UIT, agencia especializada de las Naciones Unidas en esta materia, que ya ha empezado a ofrecer asesoramiento a las autoridades. Según la UIT, Cuba ocupa el lugar 125 de 166 países del mundo en el desarrollo de las redes de comunicaciones. Hay, sin duda, mucho que hacer. Una red que, en líneas generales, es prácticamente la misma que existía antes de 1959.

Y esa modernización se puede conseguir de dos formas. O bien de manera directa a través del presupuesto estatal, lo que parece bastante improbable por la escasez de recursos del régimen, o mediante el concurso internacional de empresas que participen en la construcción de las infraestructuras, en cuyo caso, reclamarán algún tipo de participación. Este al parecer es el interés de las empresas de EEUU, pero también de algunas europeas.

Los analistas sostienen que el régimen solo está interesado en mantener el control, como en la industria hotelera, y que muy probablemente adopte el mismo modelo que con los hoteles: las empresas extranjeras los gestionan pero los activos son propiedad del estado. Trasladado a las redes, las empresas extranjeras harían las infraestructuras y después gestionarían las comunicaciones, pero la propiedad sería del estado. Al final, todo regresa al ámbito de las decisiones políticas.

Hasta la fecha no se sabe cuáles han sido los avances producidos en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba en materia de conectividad, que el presidente Obama estableció como una prioridad en su nueva relación con Cuba. Los equipos, tecnología y servicios de telecomunicaciones que formaron parte de la oferta inicial del presidente, no han recibido todavía respuesta del régimen castrista, y todo permanece en la más absoluta oscuridad, en tanto que se van produciendo contactos con empresas de telefonía y se anuncian operaciones, sine die. Mientras tanto, se lanzan a anunciar objetivos improbables y difíciles, que vuelven a poner encima de la mesa, el eterno problema de la credibilidad de la economía castrista.

Comentarios

  1. Creo tener que corregirles sus datos ya que según el banco mundial , el 25% de la población en Cuba tiene acceso a internet , una cifra que esta lejos de la de los país es desarrollados y un poco distante de países como Brasil , Chile y Argentina pero superior a los de Centroamérica . Cuba en 5 años a logrado aumentar de 12,5 % a un 25% de la población el acceso a internet por lo que los pronósticos que para el 2018 todos los centros de enseñanzas cubanos estén conectados a internet es bastante objetivo. Debemos de recordar que México que no sufre de embargo y que supera su PIB muchas veces al cubano solo tienen acceso a internet el 50% de la población.

    ResponderEliminar
  2. Estoy en la obligación de corregirle algunos datos, ya que los que usted expone son incorrectos. Según el propio banco mundial y la UIT el 25 % de la población cubana tiene acceso a internet , hace aproximadamente 6 años atrás era de 12,5% , lo que significa un enorme avance y hace prever a contrario de los pronósticos que usted expone en su artículo que para el 2018-2019 la accesibilidad será de aproximadamente 45% . Si comparamos el acceso a internet por parte de los países centroamericanos veremos que Cuba los supera a casi todos en acceso a internet . Claro esta que aun falta mucho ,pero teniendo en cuenta que Cuba sufre las leyes del embargo y además tiene un PIB bastante modesto pues creo es un logro, ya que si utilizamos a México como referente , país que no está sometido a ningún embargo ,tiene una economía liberal y un PIB enorme comparado con Cuba, pues mas de la mitad de la población de México no tiene acceso a internet .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Las reformas que necesita la agricultura cubana

ETECSA, internet y el abandono de los "principios de la revolución"