Los cubanos compran alimentos allí donde son más caros, pero no escasos

Elías Amor Bravo, economista
En un post anterior, comentamos los datos generales de la reciente publicación de ONEI titulada, “Ventas de productos agropecuarios. Indicadores seleccionados Enero - Diciembre 2017”, con atención al comportamiento del consumo de los cubanos para estos productos a lo largo del año anterior.
En este avanzamos en el análisis de los datos, tanto con el objetivo de ir descifrando el momento coyuntural en que se encuentra la economía castrista, como para estudiar con algo más de detalle las ventas de productos agroalimentarios, en la medida que aportan una información clave para describir el comportamiento global del consumo en función de la renta y sus efectos sobre el funcionamiento de los mercados, estrechamente relacionados con la actividad productiva agropecuaria.
En el post anterior se señalaba que los mercados agropecuarios estatales continúan siendo la forma comercial que concentra el mayor volumen de ventas, seguida de los puntos de venta, ambos bajo la dirección y titularidad estatal. Las formas más libres, como los mercados de oferta y demanda o los trabajadores por cuenta propia van aumentando su cuota en el total, pero todavía no alcanzan el mismo nivel que la oferta estatal.
Al tratar de explicar por qué ocurre esta situación, a pesar del deficiente servicio de los comercios estatales, se observa que la influencia de los precios es fundamental. En el Gráfico siguiente se presentan los niveles de precios medios para productos agrícolas y cárnicos en cada una de las formas comerciales autorizadas por el régimen comunista en Cuba.
 











Los niveles de precios se han establecido sobre la base 100 para el total de ventas y volumen. En azul los índices de precios de los productos agrícolas, en rojo los productos cárnicos. 
Lo que llama la atención del Gráfico es la notable disparidad de precios que existe en la economía que presume de socialista, basada en la planificación e intervención estatal, y en la no existen los derechos de propiedad para evitar el enriquecimiento. Malos augurios, desde luego.
Pues resulta que no es así, y la realidad es que la variabilidad de los precios de los productos cárnicos en Cuba oscila en más de un 100%, ya que en el caso de los mercados de oferta y demanda, los más caros, se acerca al nivel 200, mientras que los puntos de venta lo hacen a un nivel un 40% superior a la media. En los mercados agropecuarios estatales, los precios de los alimentos se sitúan en el nivel 100, de la media, lo mismo que en los mercados arrendados. Pero hay una forma comercial muy competitiva en sus precios de productos cárnicos que son las cooperativas no agrarias en mercados, que se sitúan en un nivel 51 para esta categoría de productos, prácticamente la mitad de la media.
Con respecto a los productos agrícolas los niveles de precios en los mercados de oferta y demanda vuelven a situarse por encima del resto, cerca del nivel 140, con una situación de práctico empate entre las cooperativas no agrarias mercados y los puntos de venta. En este caso, los mercados estatales vuelven a ser los de nivel más bajo de precios, si bien en este caso comparten dicha posición con los mercados arrendados.
Es evidente que los mercados agropecuarios estatales son los más económicos, y hacia ellos debería concentrarse en mayor medida la demanda de consumo, pero como tuvimos ocasión de comprobar en un post anterior, sus ventas totales en 2017 disminuyeron un -3,3%, y en términos físicos, el descenso fue todavía mucho mayor en los productos agrícolas, hasta un -12,9%; mientras que el de cárnicos aumentó un 6,3%. Otro tanto cabría suponer con respecto a los puntos de venta, cuyo nivel de precios también está por debajo de la media. Pero en este caso, en términos físicos, la venta de productos agrícolas bajó un -18,9% y los cárnicos, hasta un -26,3%.
A tenor de lo expuesto surgen varias cuestiones ¿Por qué los mercados de oferta y demanda no pueden ajustar sus precios a la baja para ser más competitivos y vender más?¿Qué restricciones legales, administrativas y burocráticas pesan sobre su actividad para mejorar sus ofertas a los consumidores? Pese a ser los más caros, las ventas han aumentado en estas formas comerciales de forma significativa, lo que indica que los cubanos están dispuestos a pagar precios más elevados con tal de atender sus necesidades de consumo, ¿cuál es la procedencia de esas rentas compensatorias que permiten satisfacer necesidades básicas a precios más elevados en presencia de unos salarios que se mantienen en niveles muy bajos? 
Además, ¿tiene sentido que el estado continúe subsidiando las ventas en unos establecimientos a costa de otros, generando esa asimetría de precios? ¿No sería mejor flexibilizar las condiciones de producción y suministro para todo tipo de entidades comerciales y dejar que el mercado adjudicase a los precios resultantes? Cuestiones que carecen de respuesta con la política económica en vigor en la isla y que exigen ese cambio que proponemos hacia la libertad y el mercado. Los datos lo dicen todo.
En los dos Cuadros siguientes se ofrece la información con la que se ha elaborado el índice de nivel de precios entre formas de comercialización.
Evolución de la cifra de ventas



En millones de pesos
2016
2017
variación
Mercados agropecuarios estatales
1.468,0
1.419,4
-3,3%
Productos agrícolas
1.079,3
970,4
-10,1%
Productos cárnicos
283,8
324,7
14,4%
Otros
69,4
117,7
69,5%
Mercados de oferta y demanda
215,2
368,9
71,4%
Productos agrícolas
179,4
305,3
70,2%
Productos cárnicos
27,1
57,5
112,4%
Otros
5
4,1
-16,7%
Puntos de venta
927,8
937,4
0,9%
Productos agrícolas
861,1
877,7
1,9%
Productos cárnicos
45,0
28,7
-36,2%
Otros
20,6
31,1
50,2%
Mercados arrendados
29,8
24,3
-18,4%
Productos agrícolas
29,1
21,3
-29,0%
Productos cárnicos
2
2,3
16,3%


Evolución de las ventas físicas



En miles de toneladas
2016
2017
variación
Mercados agropecuarios estatales
Productos agrícolas
341,7
297,7
-12,9%
Productos cárnicos
13,2
14,0
6,3%
Mercados de oferta y demanda

Productos agrícolas
31,2
51,3
64,7%
Productos cárnicos
0,6
1,3
100,9%
Puntos de venta

Productos agrícolas
266,0
215,7
-18,9%
Productos cárnicos
1,1
0,8
-26,3%
Mercados arrendados

Productos agrícolas
13,0
6,3
-51,8%
Productos cárnicos
0,10
0,12
24,2%
Cooperativas no agropecuarias

Productos agrícolas
15,1
17,7
17,2%
Productos cárnicos
2,8
3,1
10,7%

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una primera mirada al presupuesto 2018 del régimen castrista

¿Por qué no habrá unificación monetaria en Cuba?

El consumo de alimentos en Cuba, de mal en peor