¿Puede ser el X Congreso de la ANAP un foro crítico con el régimen?

Granma se ha hecho eco del anuncio del próximo X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de Cuba, realizado por su presidente, Orlando Lugo Fonte, quién declaró que el objetivo del congreso sería “trazar pautas que contribuyan a elevar los rendimientos, sustituir importaciones y eliminar trabas en la comercialización agrícola”.
¿Pero es que no se cansan de tantas “pautas”? ¿No se han dado cuenta de que no existe nada peor para dirigir una economía que dar pautas? A diferencia de un ejército, que es una organización jerárquica o del partido comunista creado por los Castro a su imagen y semejanza para organizar la peor dictadura que ha tenido Cuba a lo largo de su historia como nación, una economía no admite “pautas” ni “normas” de ningún tipo.
Una economía, la economía de mercado con propiedad privada que es, con diferencia, la más eficiente y la que tarde o temprano tendrá que adoptar el régimen castrista, funciona sin necesidad de “pautas”. El poder, cuanto más alejado de las decisiones empresariales, mejor. El modelo de esta economía se basa precisamente en la ausencia de modelo. Cuando centenares de miles de personas toman decisiones independientes sobre lo que desean producir y consumir sin más información que los precios, que deben actuar como mecanismos flexibles y realistas, la economía funciona. Y no hacen falta ni “pautas”, ni medidas, ni nada parecido.
Es una lástima que la máxima autoridad de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños no defienda lo que, de buen seguro, le deben estar diciendo al oído todos los que se dedican al campo en Cuba, una tierra de calidad inmejorable, con un clima benigno que permite varias cosechas al año de múltiples producciones de alimentos, forraje, de cualquier cosa, y que, por obra y gracia de las “pautas” y las “normas” tiene que importar cereales y carne para dar de comer a su hambrienta población, y destinar a ello los pocos recursos que dispone.
Lamentable, pero es así de contundente la realidad. Y Lugo tendría que darse cuenta que el X Congreso debería servir para más que dar las gracias a Fidel y Raúl. Es el momento de entonar el “mea culpa” y decir las cosas bien claras. Como las dicen los pequeños agricultores que integran esa Asociación que podría ser un factor decisivo para el cambio económico y social presionando al poder político en la dirección adecuada. No proponiendo más “pautas” e imbecilidades económicas.
Si en el X Congreso se alzase la voz de los agricultores independientes en defensa de la libertad económica, del ejercicio de libre empresa, de la propiedad de la tierra, de la creación de organizaciones independientes de distribución, almacenaje y logística de los alimentos, de autorización a la inversión extranjera y la tecnología en el campo cubano, las cosas podrían ser muy diferentes. ¿Por qué no lo hacen? Es el momento. La situación de la economía cubana es dramática, y ellos, los que pueden tener un cierto margen de independencia del poder omnímodo de los Castro, lo saben. Hay que tener valor para defender la justicia y exigir cambios, y no pedir “pautas” para sobrevivir en cargos miserables de un poder caduco y represor.
Yo estoy seguro de que la agricultura cubana, con un marco adecuado de derechos de propiedad y con instituciones basadas en la economía de mercado podría generar en muy poco tiempo las mejores producciones de arroz, carne porcina, cultivos varios y leche, del Caribe, alimentar a su población y exportar a precios competitivos. Ese debe ser su papel en la economía regional y capacidades posee si el sistema económico estalinista y castrista es abandonado para siempre.
Los datos de partida son muy buenos. Lugo Fonte ha señalado que “en los últimos meses la ANAP creció con unos 100.000 asociados, por la incorporación de usufructuarios de terrenos estatales que estaban sin explotación agropecuaria”, muchos de ellos gente joven que se han dado cuenta de que en el campo pueden tener un futuro lejos de la miseria de las ciudades. ¿Qué más fuerza social se necesita que esa organización que tiene el poder de los alimentos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista

Las reformas que necesita la agricultura cubana