Modernizar la gestión es necesario pero no suficiente

Elías Amor Bravo, economista

Murillo dice*:

No se puede confundir transformación de la propiedad con modernización de la gestión. Son dos cosas diferentes. La actualización del modelo económico cubano, a partir de los Lineamientos aprobados, lo que presupone es modernizar la gestión, hacer la propiedad eficiente y desarrollar las fuerzas productivas. No significa un cambio de estructura de propiedad.
- El modelo económico en gestación reconoce y promueve el desarrollo de fórmulas no estatales de gestión de la propiedad, como la inversión extranjera, el trabajo por cuenta propia, las cooperativas. Reconoce y promueve diferentes actores en la economía, entre los cuales da el papel preponderante a la empresa estatal socialista.
- El Lineamiento número dos reconoce la diversidad de actores en la economía y se refiere a otras formas que, en su conjunto, deben hacer a esta más eficiente. Eso significa que, en términos de gestión, deberá hacerse lo necesario para que la economía sea más eficiente. Pero esto a su vez tiene límites, los límites de la propiedad social sobre los medios fundamentales de producción, que son los que definen a nuestro sistema”.

Observaciones:

No existe confusión alguna. La modernización de la gestión comprende las técnicas utilizadas por los empresarios para hacer eficientes sus empresas. Existe abundante literatura en Economía de la empresa sobre estas cuestiones. La transformación de la propiedad es un proceso estructural que supone modificar las bases que rigen la naturaleza jurídica de las cosas. Es otra cosa bien distinta. Nadie las confunde. 

Los “Lineamientos” no suponen modernización alguna del sistema de gestión porque no incorporan los cambios estructurales que se necesitan para que la economía recupere su vigor. Si, es posible que el llamado "perfeccionamiento empresarial" haya podido tener alguna influencia en algunas medidas adoptadas, pero nadie podría calificar ese modelo de gestión cuartelera como una técnica de gestión empresarial exitosa. No hay medida alguna en los “Lineamientos” que permita hacer eficiente propiedad de cualquier tipo. Ni tampoco desarrollar fuerzas productivas, que siguen siendo controladas por la acción del estado totalitario.

Las fórmulas de gestión que reconoce el modelo castrista no permiten dinamizar la economía porque están al servicio del poder político totalitario. Ninguna de esas fuerzas va a plantear exigencias concretas de libertad a un régimen que descarta cualquier proceso de liberalización productiva. Además, al situar la empresa estatal socialista como eje del sistema económico, se apuesta por la continuidad del modelo que ha fracasado, el mantenimiento de un sistema que ha llevado a la economía cubana a la situación actual de crisis estructural en que se encuentra.


Tampoco se va a conseguir mejorar la eficiencia de la economía con la autorización de un reducido número de actores que sirven a los intereses del estado. Ese camino es errático, y no conduce a otra cosa que más poder para el estado. Los “Lineamientos”, limitan el despliegue eficiente de la economía, acentúan la dependencia del sistema de la propiedad estatal y del poder político. Al mismo tiempo, crean un conjunto de fuerzas económicas nuevas, pero a la vez precarias, penetradas por el partido único, insolventes y sometidas a la acción intimidatoria del estado totalitario, que servirán a los intereses políticos del régimen. Más de lo mismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Mangos, guayaba y frutabomba

Las reformas que necesita la agricultura cubana