La economía se estanca definitivamente con los Lineamientos

Elías Amor Bravo, economista

La actividad de la Oficina Nacional de Estadística de Cuba, ONE continua facilitando diversos estudios de periodicidad variable sobre la dinámica de la economía castrista que vienen a confirmar lo que todos ya sabemos: las medidas adoptadas bajo el epígrafe de los “Lineamientos” no están sirviendo para que la economía levante el vuelo. Hace unos días, la "academia" se pronunció sobre este asunto. Ahora se pueden constatar algunos datos. Según se desprende del análisis combinado de los mismos, las cosas no están yendo como se imaginaban. O tal vez, si.

Un informe sobre la evolución del transporte en los primeros seis meses del año en curso titulado "Transporte. Indicadores seleccionados, enero junio 2014", http://www.one.cu/semestraltransporte.htm confirma lo expuesto.

La cifra global de viajeros transportados en diversos medios en la Isla se estanca, registrando un modesto avance del 0,3%. Tan solo las nuevas cooperativas de transporte aparecen con un dinamismo en este ámbito de las personas que viajan en la Isla, con un total de 7 millones de transportes, pero su reciente aprobación impide contrastar con el pasado ejercicio, y en todo caso, representan un porcentaje muy reducido del total de pasajeros que se desplazan en la Isla (alrededor del 0,8%).

Pero es que el dato relativo al transporte de mercancías que guarda una relación más estrecha con el dinamismo de la actividad económica, es si cabe peor, ya que en este caso se ha producido un descenso global del –0,4%. Además, la carga transportada sigue siendo mayoritaria en camiones, más del 71% lo hace utilizando este medio de transporte, a pesar de su menor eficiencia energética. Destaca, por último, el aumento registrado en la carga aérea internacional, con un aumento del 6,1%, lo que viene a confirmar la elevada dependencia externa de la economía castrista.

De igual modo, otro estudio relativo a la producción y consumo de energía eléctrica en el primer semestre también ha sido publicado con el título, "Electricidad en Cuba, indicadores seleccionados, enero junio 2014, http://www.one.cu/semestralelectricidad.htm, y se obtiene resultados similares.

Así por ejemplo, la generación de electricidad que asciende a 9.683,2 Gigawats por hora, apenas aumenta un 0,2% con respecto al mismo período del año anterior. En perspectiva histórica, prácticamente desde 2007 se está registrando una cifra de producción eléctrica muy similar, lo que apunta a esa sensación de freno e incapacidad para crecer de la economía.

En cuanto al consumo de electricidad, no se facilita la comparación con el año anterior, pero se puede observar la excesiva dependencia del consumo realizado por el estado y sus múltiples actividades. Así se observa que el 43% del consumo de electricidad corresponde al estado, que excluyendo el que se destina al alumbrado público que supone el 1,3% del total, determina ese 42% que supone la electricidad dirigida al estado en la economía castrista.

Estos datos relativos a transporte de mercancías y viajeros, producción y consumo de electricidad, se unen a los divulgados hace unos días relativos a la campaña turística, titulado "Turismo, llegada de visitantes internacionales julio 2014" http://www.one.cu/mensualllegadavisitantes.htm que en los siete primeros meses del año, y una vez consumidas las cifras de la etapa de mayor demanda, sitúa el aumento de viajeros con respecto a 2013, en un 3,4%, apuntando a que ni de lejos se podrán alcanzar los tres millones fijados por las autoridades desde hace años, como objetivo.

Todos estos datos apuntan al deficiente funcionamiento sistémico de un modelo destinado al fracaso. Los “Lineamientos”, en la medida que no alteran las bases institucionales de la economía castrista, a saber, centralismo burocrático, propiedad estatal de los medios de producción, ausencia de instituciones del mercado y de los precios en la asignación de los recursos, eliminación de incentivos, no van a servir para mejorar el nivel de vida de los cubanos, y lo que es peor, garantizar que los desequilibrios internos y externos se vayan corrigiendo.

En tales condiciones, tal vez sería conveniente que las autoridades fueran preparando un “plan B” de contingencia, destinado a salir del “círculo vicioso” en que ya se encuentra la economía. Luego seguramente culparán al "embargo o al bloqueo" de todos los males, pero el problema está en la base del sistema, un sistema marcadamente ineficiente e improductivo, y urge su solución. Los indicadores anticipados para los próximos meses tampoco son favorables.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Las reformas que necesita la agricultura cubana

ETECSA, internet y el abandono de los "principios de la revolución"