El sector transporte en la economía castrista en 2014: luces y sombras

Elías Amor Bravo, economista

Un Informe de la Oficina Nacional de Estadística de Cuba que acaba de ser publicado, relativo a datos del transporte durante 2014 y arroja interesantes datos que merecen ser destacados. Una de cal y otra de arena. No es posible obtener una visión globalmente favorable del sector, pero tampoco se puede calificar como un año negativo.

En primer lugar, el transporte de mercancías, que es un indicador directamente asociado con el clima de la coyuntura económica, por cuanto su aumento presupone un mayor nivel de actividad, se ha visto estancado en cifras absolutas durante 2014. Según la ONE, el transporte total de mercancías ascendió en el conjunto del año a 100,9 millones de toneladas frente a las 99,9 millones de año anterior, con un incremento apenas perceptible del 0,1%.

En general, este dato confirma la postración de la economía y la incapacidad de las medidas adoptadas en el ámbito de los llamados "Lineamientos" para mejorar el funcionamiento de los distintos sectores económicos. Lo que se transporta en Cuba es lo mismo de año en año, y por tanto, al no observarse mejoría en este indicador, se puede concluir que el estancamiento sigue siendo la nota dominante en la economía.

La información publicada en ONE permite observar que lo que denominan “carga transportada por empresas especializadas”, con una notable participación del sector estatal, que representa alrededor del 65% del total, se mantiene estable, con un avance similar a la media del 0,1%, en tanto que la carga transportada por "empresas no especializadas" muestra un mayor dinamismo, al aumentar un 2,6%, si bien, su peso en el total es menor, un 35%. Dentro del primer grupo, el transporte marítimo con un -16,2% y el aéreo con otro descenso del -2,2% se muestran claramente en retroceso respecto al año anterior, sin que la economía castrista saque provecho de las posibilidades que se derivan de los mismos, por cuanto ambos representan menos del 10% del total de mercancías transportadas.

Por el contrario, el ferrocarril como medio de transporte de mercancías registra una evolución similar a la media, y nuevamente son los camiones, con un 3,5% más de incremento, y más del 40% de la carga total, son los que presentan una evolución más favorable. Tendencia que por otra parte se viene observando en ejercicios anteriores y confirma la nula sostenibilidad del sector transporte en una economía que no sólo traslada cada vez menos mercancías, sino que lo hace con el medio que consume más combustibles fósiles y es más contaminante.

En segundo lugar, la publicación de la ONE permite constatar un mayor dinamismo del transporte de viajeros, que experimenta un aumento del 7,4% en 2014 con respecto al año anterior. NO es fácil establecer una correlación positiva entre el transporte de viajeros y el ciclo económico, pero el dato creciente se puede valorar de forma positiva. En este caso, los “medios convencionales” con un aumento del 5,4% presentan una dinámica menos favorable que los “otros medios” donde se integran fórmulas como el transporte del turismo, con un 10,4% de incremento en todas las modalidades.

Sin duda alguna, la estrella del transporte de viajeros en 2014 son las cooperativas de transporte, una de las iniciativas de los Lineamientos que ha entrado con fuerza, con 12,7 millones de viajeros frente a los 2,8 millones del año 2013. No obstante, sus cifras siguen siendo prácticamente inapreciables en el conjunto del transporte total. Como viene siendo habitual, el transporte a los centros escolares y a los centros de trabajo experimenta descensos en el número de viajeros, del -5% y del -10% respectivamente. Igualmente, el ferrocarril con un -3% continúa su evolución negativa de años anteriores. Los “ómnibus de turismo” han transportado en 2014 a 15,2 millones de viajeros, con un incremento del 11,8% respecto del año anterior.

La realidad viene confirmando que allí donde se abren espacios para el desarrollo de la actividad privada, la economía mejora y funciona, pero donde se mantienen los controles estatales y la burocracia, el resultado es el estancamiento y el empobrecimiento. Los datos son evidentes. Las políticas económicas, también.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Las reformas que necesita la agricultura cubana

ETECSA, internet y el abandono de los "principios de la revolución"