El envejecimiento de la población en Cuba: un reto del presente para el futuro

Enfrascados en la lectura de diversas noticias procedentes de Cuba en las que algún médico declara que Fidel Castro vivirá 140 años, o que el régimen castrista quiere superar a Japón en porcentaje de población centenaria, o en los actos organizados en un Congreso sobre Longevidad en la Isla, no sabemos muy bien si reír o llorar. Porque si es un infortunio tener que malvivir en una dictadura sin libertades, verse obligado a hacerlo durante un mayor número de años es aún peor.

No obstante, contemplando esas fotos de ancianos y ancianas venerables, no podemos esconder la verdadera preocupación que para el régimen irresponsable que dirige los destinos de Cuba, supone el proceso de notable envejecimiento que viene experimentando la población de la Isla en las últimas décadas. La población cubana midió con éxito el desarrollo económico y social registrado por la Isla en sus primeros 50 años de existencia como República, creciendo de forma destacada como consecuencia del efecto combinado de cifras positivas de crecimiento vegetativo y un saldo migratorio positivo, provocado por el efecto atracción que ejercía la Isla sobre ciudadanos europeos, principalmente españoles.

La historia posterior, sin embargo, muestra algunas incógnitas e incertidumbres.

A partir de la década de los años 70 del siglo pasado, la población cubana inició un progresivo declive en sus incrementos decenales, que no se corresponde con los crecimientos, todavía significativos registrados en el conjunto de países de América Latina y el Caribe. Posiblemente no alcanzar la “zafra de los 10 millones” dejó a la economía cubana exhausta y sin objetivos a medio plazo para avanzar, a la vez que las confiscaciones de finales de los 60 empezaban a actuar sobre las limitaciones de oferta productiva.

La ruptura de las tendencias demográficas apuntaba así a un comportamiento diferencial de la economía de la Isla con respecto al resto de países de América Latina y el Caribe que guardaba estrecha relación con la opción ideológica del régimen castrista, ver Cuadro 1.


Cuadro 1.- Evolución de los aumentos de la población en Cuba y de América Latina y el Caribe


En miles de habitantes
Cuba
1951 a 60...... 1,221
1961 a 70 ..... 1.569
1971 a 80 ..... 1.113
1981 a 90 ..... 741
1990 a 00 ..... 511
2001 a 10 ..... 128

América Latina y Caribe
1951 a 60 ...... 52.348
1961 a 70 ...... 66.821
1971 a 80 ...... 76.183
1981 a 90 ...... 79.655
1991 a 00 ...... 78.918
2001 a 10 ...... 67.421

% sobre región
2,3
2,3
1,5
0,9
0,6
0,2
Fuente: CEPAL

La década de los años 80 volvió a presenciar un cambio de ritmo muy destacado en el crecimiento de la población, con un descenso del 30% respecto al período decenal anterior, pero la situación fue mucho más grave aún en los años 90, cuando el aumento poblacional de Cuba registró una intensa caída, como consecuencia de los efectos del “período especial” y el desbarajuste de la economía castrista.

Los primeros diez años del siglo XXI apuntan hacia el denominado “crecimiento cero” en la población de la Isla, con un aumento de apenas 128.000 habitantes, produciéndose una vez más una notable distancia con respecto a las tendencias en el conjunto de la región que, sin embargo, empezaron a relajar y suavizar los aumentos espectaculares del período anterior. En cualquier caso, el aumento de población registrado en Cuba apenas llegó a representar algo más del 0,2% del crecimiento total de la población en la región.

Ante esta situación de estancamiento demográfico, que no tiene parangón en otros países de América Latina y el Caribe, el régimen castrista decide organizar congresos sobre la longevidad de la población y hacer la “competencia” a Japón para ver quién alcanza el mayor porcentaje de ancianos. Para colmo, Fidel Castro, según sus médicos, podrá llegar a 140 años.

Bromas aparte, el tema es grave, porque de seguir estas tendencias, las previsiones que formulan organismos especializados, como la CEPAL, apuntan a que la población cubana, lejos de aumentar, irá en continuo declive en las próximas décadas, ver el Cuadro 2.

Cuadro 2.- Evolución prevista de la población de Cuba y de América Latina y el Caribe


En miles
Cuba
2011 a 2020 ..... -12
2021 a 2030 .....-142
2031 a 2040 .....-381
2041 a 2050 .....-640

América Latina y Caribe
2011 a 2020 .... 50.743
2021 a 2030 .... 44.316
2031 a 2040 .... 28.175
2041 a 2050 .... 11.150

% sobre región
0,0
-0,3
-1,4
-5,7
Fuente: CEPAL

La década en la que actualmente nos encontramos supondrá para Cuba perder población por vez primera en su historia, con una estimación cercana a los 12 millones de habitantes. Por el contrario, aunque en América Latina y el Caribe se vuelven a moderar los aumentos de población, se registra todavía un crecimiento superior a los 50 millones de habitantes en el conjunto de la región.

La década de los años 20 de este siglo acelerará el proceso de reducción de la población cubana, y las previsiones apuntan a 142 mil habitantes menos, de mantenerse las actuales tendencias. Posteriormente, en la década de los años 30, la reducción aumentará hasta acercarse a casi 400 mil personas, y en los años 40 de este siglo, el descenso se acercará a 640 mil habitantes en la década. América Latina y el Caribe, sin embargo, continuarán viendo crecer sus cifras de población, si bien a ritmos sensiblemente inferiores a los actuales.

Las preguntas inmediatas, a la vista de estos datos, son:

¿La estrategia de los “Lineamientos” puede servir para corregir estas tendencias negativas en la dinámica de la población?

¿Son conscientes las autoridades de los graves problemas asociados a este comportamiento en declive de la población de la Isla, y en su caso, se está previendo algún tipo de medidas para poner fin al mismo o moderarlo?

¿Cómo es posible que los responsables de la planificación central de la economía estatal e intervenida del régimen castrista permanezcan impasibles ante este proceso de deterioro de los recursos poblacionales en la Isla anunciado desde mediados de la década de los años 80 del siglo pasado?

O es que acaso la apuesta del régimen es precisamente esa, dejar que Cuba pierda población de forma progresiva para ajustar sus dimensiones económicas a un estado estacionario, imposible de imaginar desde el punto de vista de su sostenibilidad a largo plazo. Organizando congresos sobre longevidad y anunciando la competencia con Japón para ver quién tiene mayor población de ancianos, es cómo utiliza la propaganda y la demagogia el régimen comunista sin atender a las necesidades urgentes de la sociedad.

De estas cuestiones poco se habló en el pasado congreso del PCC, aun cuando son ciertamente relevantes para el futuro del país. Quién pagará las pensiones, quién sostendrá los “logros” de la revolución, y cómo. Y, más sorprendente aún es que en los “lineamientos” no se dedique ni un renglón a plantear los retos demográficos que afronta la economía cubana.

Sin aportes de población derivados del crecimiento vegetativo, y la previsible tendencia al aumento de la salida de ciudadanos más jóvenes y mejor formados al exterior en búsqueda de una nueva vida, en coincidencia con cualquier proceso de apertura y normalización política, se hace muy complicado articular medidas para poner solución a este problema dentro de los estrechos márgenes de funcionamiento del régimen.

El problema de la economía cubana no es el presente, es su futuro.

Mayo 31, 2011 Publicado en Cubaliberal. org

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista

Las reformas que necesita la agricultura cubana