De la biotecnología no se come


Elías Amor Bravo, economista

La apuesta del régimen castrista por la biotecnología ha sido una materia reservada, casi confidencial. Durante años se ha especulado sobre la capacidad de esta rama de la ciencia aplicada en la Isla para desarrollar un sector competitivo y capaz de generar ingresos. No le viene mal a la economía castrista contar con este tipo de “motores”, sobre todo si se tiene en cuenta el pésimo escenario que se avecina, conforme se agoten los recursos procedentes del petróleo venezolano.

En los últimos tiempos, el régimen presionado por la necesidad de obtener financiación y los pésimos resultados de la economía nacional, se ha lanzado a una campaña propagandística en la que trata de reforzar la imagen de productividad y potencial económico. Primero fue con el anuncio del previsible cobro de los servicios médicos en el exterior. Es decir, de la tan alardeada cooperación altruista y solidaria, la necesidad acuciante de ingresos ha llevado a convertir la mano de obra sanitaria en el exterior en una fuente controlada de recursos que se añaden a las remesas enviadas por las familias emigrantes.

El objetivo es exportar lo que sea para corregir la enorme brecha del desequilibrio en las cuentas externas de una economía ineficiente e improductiva, de base estalinista que se resiste a cambiar. Ya veremos qué opinan los países que, hasta ahora, han recibido los profesionales de la sanidad gratis, cuando les manden la factura. A lo mejor revisan sus pedidos. No lo deseo, pero puede ocurrir que los servicios prestados corporativamente por el estado comunista sean más costosos y complejos que los que se pueden obtener en los mercados libres. Tiempo al tiempo. Los economistas saben que las cosas cuestan realmente cuando hay que pagar por ellas. Mientras tanto, todos tan contentos.

Ahora llegan otras noticias optimistas que se difunden a través del diario oficial del régimen. Esta vez de China, donde Díaz Canel ha asistido a la inauguración de una planta de biotecnología fruto de la cooperación entre los dos estados. Se trata de la ChangHeber, inaugurada en 2003, y que en la actualidad elabora más de 180 productos biotecnológicos, entre ellos el interferón.

Esta entidad mixta tiene por la parte cubana a Heberbiotec S.A y por la china el Instituto de Productos Biológicos de Changchung y la Jilin Boyce Technology Company.

La instalación inaugurada por Díaz Canel va a producir la vacuna contra el Hemophilus Influenzae, una bacteria que en los primeros de años de vida produce enfermedades infecciosas graves, fundamentalmente en cerebro y pulmones, pero como ya se indicó, su objetivo inicial fue producir en China, mediante transferencia de tecnología, interferón recombinante alfa 2B homogéneo, que sería la primera formulación líquida, libre de albúmina humana producida en este país asiático.

A partir de la producción del interferón, la fábrica ha añadido otros muchos productos, como la vacuna hib tipo B, que se exportan desde China a países como Pakistán, con precios atractivos que permiten obtener ingresos por concepto de royalties sobre las ventas. Además, en este período, Changheber se ha consolidado como uno de los cinco principales distribuidores de Interferón en China, avalado por la Certificación de Buenas Prácticas de Producción de las autoridades reguladores cubanas.

Como señala la nota de Granma, esta es la segunda empresa mixta que elabora productos con tecnología biotecnológica cubana en China, la primera de ellas la BIOTECH Pharmaceutical Co. LTD (BPL), del Centro de Inmunología Molecular, ya tiene 10 años de existencia, con productos especializados para el tratamiento del cáncer.

Asombroso. Este tipo de prácticas corporativas de estado, donde las empresas pertenecientes al régimen hacen y deshacen contratos, acuerdos y explotan negocios de un elevado valor y gran demanda, sorprenden en un país en el que los alimentos producidos son insuficientes para atender las necesidades de la población obligando año tras año a realizar elevadas importaciones. Ante este tipo de prácticas, cabe preguntarse, igualmente, dónde está el embargo y qué justificación puede tener un argumento sostenido durante más de medio siglo con una clara intención aviesa.

No seré yo quien critique que el régimen castrista despliegue el potencial de la economía a nivel internacional. Buena falta tiene la economía de obtener recursos en el exterior. Pero los deberes se tienen que hacer correctamente y en el orden más adecuado. Y antes de emprender estas aventuras, cuyo resultado se tiene que valorar en términos de coste beneficio, lo primero es lo primero. Y en el caso de la economía castrista, no se puede empezar a construir la casa por el tejado, sino por las bases sólidas, los cimientos que permitan consolidar su futuro. Y para ello, la agricultura necesita concentrar buena parte de las reformas que se niegan las autoridades a emprender.


No es entregando tierras como se resuelve el problema, sino con una reforma en profundidad de la estructura de la propiedad que devuelva a Cuba los derechos de propiedad confiscados en los comienzos del proceso revolucionario. El campo para quién lo trabaja, y para quién obtiene rentabilidad del mismo. Y después, liberalizar los mercados de distribución para que los productos lleguen a los consumidores, aunque sea en puestos improvisados a la salida de las ciudades. Esa es la primera tarea, la más importante, la que sacó a vietnamitas y chinos del atraso. Tal vez Díaz Canel tenga que dar algún paso en esa línea, y cuanto antes. Todas esas grandes empresas de biotecnología se pueden vender fácilmente llegado el momento más oportuno. La agricultura, no.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Mangos, guayaba y frutabomba

Las reformas que necesita la agricultura cubana