La coyuntura de los transportes en la economía castrista: vale la pena reflexionar

Elías Amor Bravo, economista


La Oficina Nacional de Estadística de Cuba, en adelante ONE, acaba de publicar las estadísticas de transporte de pasajeros y mercancías en la Isla hasta el mes junio.

Comoquiera que los datos para evaluar la coyuntura de la economía castrista son ciertamente limitados, esta breve nota tiene como objeto prestar atención a la información suministrada y extraer algunas conclusiones que permitan aportar alguna luz o evidencia sobre el impacto que los llamados “cambios raulistas” están teniendo sobre la economía castrista.

El transporte de pasajeros en el período enero a junio del presente año ha registrado un aumento del 8,8% con respecto a los mismos meses del ejercicio anterior. Algo parece que se está moviendo. En total, según los datos de la ONE, 856 millones de pasajeros han sido transportados en la Isla, frente a los 787 del año anterior. Este ritmo de crecimiento se puede calificar como favorable, pero el optimismo inicial debe ser matizado cuando se analiza la composición del indicador.

Así, por ejemplo, el transporte de pasajeros por ferrocarril es apenas inexistente, con solo 4,8 millones de viajeros, y un descenso del 2% con relación a 2012. Lamentable dato, que impide a la economía obtener las ventajas que se derivan de un medio de transporte sostenible y de menor coste.

Además, el transporte de pasajeros en los llamados taxis estatales, que ofertan servicio fundamentalmente a los turistas extranjeros, se desploma, al caer en el período enero a junio un 8% y dar servicio solamente a unos 25 millones de viajeros, que solo alcanzan el 3% del total. Es evidente que la campaña turística del año en curso no está alcanzado los resultados del pasado, y ello se deja sentir de forma directa en el taxi estatal. Por el contrario, las cifras de transporte de los ómnibus turísticos han registrado un crecimiento del 10% si bien la cifra atendida, 7,5 millone de pasajeros, es claramente inferior a la anterior. Combinando ambos medios de transporte, cabe observar un descenso total del 7,7% con relación a 2012.

Finalmente, es el transporte en ómnibus público, y de especialización urbana, el que sigue concentrando a la mayor parte del transporte de pasajeros, con 383 millones en el período enero a junio, y un incremento del 13,6% respecto del año anterior. Dadas las condiciones que presenta este servicio en la economía castrista, su crecimiento puede tener más de intensificación de los medios existentes que de un aumento de la oferta disponible. En ausencia de datos, la primera opción parece más adecuada.

El Informe de ONE proporciona datos relativos al transporte de mercancías, que registra en el período enero a junio del presente año un 4% de aumento respecto a los mismos meses del ejercicio anterior. En total, más de 63 millones de toneladas de mercancías han sido transportadas en la Isla durante el primer semestre. Al igual que antes con los pasajeros, algo se mueve. Poco, pero algo es algo. Sin embargo, una vez más, el análisis de los componentes del indicador nos devuelve a una valoración menos optimista.

El ferrocarril tampoco da servicio al transporte de cargas, por cuanto no sólo apenas representa el 21% del total, sino que su crecimiento en los primeros seis meses del año es del 1,7%, claramente inferior a la media antes citada. La caña de azúcar es el principal producto transportado por ferrocarril en la Isla, alcanzando el 74% del total, con un aumento de un 2,6% respecto del año anterior. Por el contrario, los materiales de construcción apenas utilizan el ferrocarril y de representar menos del 3% del total de las cargas además descienden de forma muy notable un 24,2% en relación al año anterior.

Consecuencia, el transporte por carretera en camiones, más contaminante y menos sostenible, vuelve de nuevo a ser el principal medio para la logística y distribución de cargas en la Isla, concentrando el 68,2% del total y registrando un crecimiento del 3,1%, ligeramente inferior a la media. El producto que más se destina al transporte por carretera, la caña de azúcar, el 31% del total, se mantiene apenas estancado con respecto al año anterior. El transporte de alimentos aumenta apenas un 3,9%, en línea con la media, y el de materiales de construcción un 6,9%.

Con estos datos encima de la mesa, el mayor crecimiento del transporte de mercancías se produce en el marítimo, que aumenta un 16% sus cargas con respecto a los seis primeros meses del año anterior, si bien, su porcentaje sobre el total de la carga es limitado, apenas un 10%. En este caso, el tráfico marítimo de cabotaje con un 18% de crecimiento es más destacado que el internacional, que crece un 11%. Además, el primero representa el 65% del total, mientras que el segundo el 35% restante,

Por último, el transporte aéreo desciende un 7% y apenas traslada 4 mil toneladas, de los 63 millones del total. En este caso, el transporte nacional con un 25% de aumento crece mucho más que el internacional, que desciende un 12%. Sin embargo, su participación en el total, un 12,5% es claramente inferior dentro de las bajas cifras referidas, al internacional que representa casi el 90% del aéreo.

El balance que cabe obtener de estos datos es controvertido. Cierto es que se registran aumentos en los indicadores globales de transporte de pasajeros y de las mercancías, lo que podría interpretar como un síntoma de mayor dinamismo en la economía, si bien limitado. Nada del otro mundo. Por otra parte, la concentración del transporte en medios de alto consumo energético y poco sostenibles (camiones, ómnibus, etc) debería conducir a una reflexión sobre el modelo existente y su eventual cambio. 

Ferrocarril y transporte marítimo están prácticamente abandonados por el régimen castrista, a pesar de su naturaleza pública y estatal. Una adecuada realización de inversiones en estas infraestructuras podría servir para aumentar la oferta de transporte ante un eventual y necesario incremento de la producción. Pero, ¿realmente estarán pensando en estas cosas?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Las reformas que necesita la agricultura cubana

ETECSA, internet y el abandono de los "principios de la revolución"