Ahora la importación y comercialización de vehículos de motor.

Elías Amor Bravo
De un mercado de segunda mano entre particulares, de autos envejecidos y renqueantes, muchos de ellos pertenecientes a propietarios que fueron confiscados en las diversas campañas de expropiación comunista, ahora el régimen anuncia a bombo y plantillo, normas jurídicas para la importación y comercialización de vehículos de motor.

Desde 2011, el régimen no sabe qué hacer para mejorar el caótico transporte de pasajeros en la Isla. La apuesta por lo público, ante la evidente escasez de recursos financieros, ha quedado, al parecer en un segundo plano, ante la evidencia que su deterioro, atraso y también ineficiencia, no puede dar servicio a las demandas de la población. Ni siquiera el pésimo estado de las carreteras, con altos niveles de siniestralidad, ni tampoco el elevado precio de los combustibles, o los efectos contaminantes han servido para que el régimen recapacite. La apuesta por el transporte privado está tomada, y de ahí el desarrollo de un mercado de automóviles. En conclusión, el régimen quiere que en Cuba circulen más automóviles y también quiere que el Estado venda sus unidades a los particulares. Otra forma de obtener ingresos.

En consecuencia, como se señala en Granma, “se libera la venta minorista de motos, autos, paneles, camionetas y microbuses, nuevos y de segunda mano, para las personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el país, así como para las personas jurídicas extranjeras y el cuerpo diplomático, estableciendo precios minoristas semejantes a los que reconoce el mercado entre particulares. Esta venta liberada se irá implementando de manera gradual y paulatina, y en ella tendrán prioridad quienes actualmente posean cartas de autorización”. Y se añade a continuación, “con el ingreso recaudado se creará un fondo destinado especialmente al desarrollo del transporte público en todo el país”.

Encomiable objetivo. Otra cosa es que de los resultados buscados. Articular a golpe de diario oficial el nacimiento de un mercado de compraventa de automóviles, no es lo más adecuado en estos casos. Ya hemos destacado en numerosas ocasiones, que los mercados para funcionar adecuadamente, necesitan otras cosas. Entonces, cabe preguntarse qué se necesita en Cuba para que aparezca este mercado. Básicamente tres: automóviles para comprar, necesidades de los clientes y poder de compra.

En Cuba no existe industria automovilística. Tampoco parece oportuno que se vayan a instalar fabricantes. Por lo tanto, los productos vendrán del exterior, aumentando el valor de las importaciones. Buena noticia para los los objetivos de estabilización del comercio exterior. Posiblemente, sea España el que venda automóviles a Cuba, o tal vez India o China. Nunca se sabe. En cualquier caso, un nuevo mercado aparece de sopetón.

Me consta que existen necesidades de los usuarios. Dado el pésimo estado de los transportes públicos, los trabajadores por cuenta propia, los pequeños nuevos emprendedores, necesitan medios para llevar sus productos a los mercados urbanos. Pueden ser buenos clientes. Los niveles de motorización en la Isla son de los más bajos del mundo. Hay mucho trecho para crecer.

Tercero, poder de compra. Con un salario medio de 18 euros al mes, los cubanos lo tienen difícil para adquirir automóviles, sobre todo cuando se hace preciso atender otras necesidades. Sin embargo ¿para qué están las remesas de los residentes en el exterior? El régimen se ha percatado que es una forma de ir capitalizando esos recursos hacia bienes de consumo duradero que sin determinar el aumento de la riqueza de quienes los poseen, pueden hacer la vida más fácil.

En todo caso, como se señala en el artículo de Granma, el régimen quiere dar una de cal y otra de arena en este terreno, y atender la creciente inconformidad e insatisfacción con el mecanismo burocrático existente para la adjudicación de vehículos, que pudiera llegar a ser una fuente de especulación y enriquecimiento.

¿Significa ello que estamos ante el nacimiento del mercado de los automóviles en Cuba después de 55 años de trabas, prohibiciones y restricciones? Lo dudo. Subsisten dudas económicas, administrativas, legales, que hacen muy difícil proyectar un escenario de futuro.

De lo que no cabe duda es que el automóvil es un instrumento recaudatorio fundamental para los gobiernos que permite obtener numerosos ingresos, tanto en la venta, como en la utilización y el consumo de carburante. El régimen quiere poner en marcha una nueva base imponible para recaudar más, manteniendo la autorización de importación directa de vehículos de motor nuevos y de segunda mano a las empresas importadoras autorizadas, así como al cuerpo diplomático, y la transmisión de propiedad entre todos los propietarios particulares, tanto nacionales como extranjeros. Tan solo un punto oscuro aparece en toda la reforma anunciada, y es que se mantiene la limitación de que las personas jurídicas cubanas y extranjeras no puedan vender vehículos a las personas naturales. Se refuerza el control político.


Con todo, tras este tipo de medidas, el raulismo sigue poniendo, en materia de asuntos económicos, cada vez más distancia con respecto al sistema impuesto por Fidel Castro. Y esa si que es una muy buena noticia.

Comentarios

  1. llevan razon los redactores de diario de cuba cuando califican de parche la reciente medida
    del regimen del general de hojalata de "liberalizar" la compra-venta de vehiculos automotores nuevos y usados al estado por parte de personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el pais y para las personas juridicas extranjeras y el cuerpo diplomatico.
    y es que la dinamica del underground market como es de esperar en cualquier mercado altamente monopolico y cautivo, condujo al fracaso y al posterior suicidio de una de las medidas gubernamentales "reformistas" el decreto 292. mas alla del intento de justificar que estaba previsto en los lineamientos ["Específicamente en el Lineamiento 286 se precisó: "establecer la compraventa de medios automotores entre particulares"; sin embargo, no se previeron entonces cambios en la política de venta por el Estado a las personas naturales"-Granma]; el hecho constituye una derrota ante la fuerza inexorable del mercado, porque no se puede coquetear con la cola del leon si no se esta dispuesto a que este le de al menos un buen zarpazo.
    entonces mueven la talanquera totalitaria un cordel mas alla y disenan un espurio esquema de negocios donde el estado conserva el monopolio absoluto sobre la importacion de autos y la fijacion de los precios que seran similares a los del mercado negro. convertir "el reves en victoria" es comportamiento habitual de esta elite corrupta y degenerada que reconoce del mercado negro lo que le conviene y refuerza el control sobre las filtraciones al esquema. sin embargo, mas temprano que tarde se veran obligados a reconocer que la actual "reforma" se resquebraja y la sustituiran por otra donde a la vez que se incrementen sus beneficios conceda mayores espacios al mercado.
    hoy por ejemplo el sitio digital revolico cuelga un anuncio de un Hyundai Accent SE en 21,000 cuc - o un Toyota Yaris 2006 en 29,000 cuc, que es un carro que hoy se mueve en torno a los $3,500 dolares, por lo que esta sobrevaluado mas de 8 veces de su valor real. luego el corrupto gobierno cubano comprara a precios mayoristas lotes de cientos de carros y luego revendera los mismos a precios 10+ veces con beneficiosos inigualables en una economia globalizada.
    que la medida acentuara la inequidad social cubana no es asunto de preocupacion de los gobernantes, asi como tampoco la pesima infraestructura vial y de mantenimiento al incremento del transito automotor, ni el impacto medio ambiental en la ya muy contaminada finca de biran.
    las fuentes de ingresos tensaran las remesas familiares y estimularan la obtencion de cash contante y sonante a como de lugar, luego la zarina anticorrupcion y todos los organos de inspeccion y control veran multiplicar su trabajo notablemente.
    comenzaran a cobrar notable presencia reglas del mercado entre ellas la elasticidad precio de la demanda y ello contribuira a la necesidad parchear nuevamente el negocio del trapo neocastrista.
    permita la libre importacion y venta de vehiculos y ocupese de recaudar los aranceles e impuestos para el desarrollo de la infraestructura vial y un eficiente y moderno sistema de transporte publico y asunto resuelto. no le de mas vueltas, es ciencia constituida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista

Las reformas que necesita la agricultura cubana