A propósito del turismo internacional en Cuba en 2013

Elías Amor Bravo, economista

La Oficina Nacional de Estadística de Cuba, ONE, acaba de publicar un informe con los principales datos relativos al turismo en la Isla durante 2013. El objeto de este trabajo es realizar una valoración de los mismos.

El año ha cerrado con una cifra de visitantes extranjeros prácticamente similar a la registrada en 2012, con un modesto aumento del 0,5%, sin  alcanzar el objetivo de tres millones que las autoridades habían planteado en su momento. Este resultado viene acompañado de una intensa reducción en las pernoctaciones en entidades turísticas, con un descenso relativo del 13,9% con relación a 2012 y una caída de la tasa de ocupación del 4,5% en el mismo período.

En principio, estos datos confirman que la pernoctación media de los viajeros disminuye de forma muy destacada, pasando de los 6,5 días en 2012 a los 5,5 días en 2013, lo que apunta a una previsible reducción de las estancias medias por parte de los turistas. Si el período de disfrute de los viajeros se acorta y los niveles de ocupación medios en los establecimientos caen hasta un 44,8%, el incremento en los ingresos turísticos reportados por ONE, en un 1,9% prácticamente se debe a la influencia de los aumentos de precios. En tales condiciones, y como viene siendo habitual en años anteriores, la capacidad del turismo para empujar el crecimiento de la economía, es ciertamente limitada.

Desde esta perspectiva, se puede valorar 2013 como un año bastante deficiente para el sector turístico castrista, cuyos ingresos de 1,8 millones de CUC parecen quedar por debajo de las expectativas. Cierto es que su cuantía es relevante para la estructura económica de la Isla, ya que aproximadamente representan el 2,5% del PIB, pero no conviene lanzar campanas al vuelo, porque ciertamente no hay mucho que celebrar y estas magras cifras seguro se estarán reflejando en los balances de explotación de las empresas hoteleras implantadas en la Isla.

La ONE permite observar cómo se distribuyen los ingresos del turismo entre las actividades que participan de los mismos. En principio, todos los renglones registran un incremento, excepto el comercio minorista, que experimenta una caída del 1,4% respecto del año anterior. Los turistas tienen poco que comprar en las tiendas de la Isla. Es posible que buena parte de las ventas se canalicen en los mercados informales que actualmente están gestionados por los trabajadores por cuenta propia. El comercio tiene poco atractivo para el turismo, y deberían las autoridades de abordar esta cuestión, por su impacto sobre el empleo y la actividad en este importante sector. Por el contrario, el transporte se ha visto más beneficiado que el resto de actividades con un 6,3% de incremento en sus ingresos. Los turistas utilizan los servicios de transporte, se desplazan más y dedican recursos a utilizarlos. El incremento sostenido de la oferta parece estar ofreciendo buenos resultados. La lección es evidente, allí donde se liberaliza la economía, todo funciona mejor.

Conviene destacar que el transporte, con 306 millones de CUC ocupa el tercer puesto en la distribución del gasto de los turistas que visitan la Isla, detrás del alojamiento, que aumenta un 2,4% sus ingresos y la gastronomía, que lo hace en un porcentaje similar del 2,2%. En ese sentido, se puede afirmar que el transporte se está beneficiando en mayor medida de los ingresos procedentes del turismo internacional que el resto de actividades y sorprende que las de “recreación” no sólo alcancen un volumen muy escaso de ingresos, sino que además, prácticamente se estanquen en su crecimiento con relación a 2012. Esto ofrece una idea de las posibilidades de desarrollo que tiene este sector para la economía.

Por países, la geopolítica está a la orden del día: América del Norte representa el 45% de la cifra total de visitantes extranjeros. Procedentes de Canadá el 39%, el restante 6% cerca de 200.000 viajeros debe proceder de Estados Unidos, aunque la publicación no lo reconoce como tal.  Los viajeros procedentes de esta zona aumentan un 2,8% respecto a 2012 multiplicando por 5 veces el crecimiento medio de todo el turismo que recibe la Isla. ¿Críticas y quejas? Las justas y con cuidado.

Europa, otro gran mercado en el pasado, se desploma como consecuencia de los efectos de los efectos de la crisis y de las bajas tasas de repetición de los turistas que viajan a la Isla. Un 3,4% de descenso con respecto a 2012 y se queda por debajo del 30% del total.

El resto de América central, sur y el Caribe aportan a la Isla alrededor de 682 mil viajeros en 2013. Una cifra inferior a la de Europa. Puede y debe crecer, pero es evidente que algo no se está haciendo correctamente en lo que a promoción turística se refiere. La amistad cubano venezolana o las actuaciones en el cono sur para romper la estacionalidad es evidente que no están dando buenos resultados.

Con respecto a la distribución de los viajeros por edades y sexos, el 35% tiene entre 25 y 44 años. Este es el segmento de edades que concentra el mayor volumen de turistas extranjeros. Se destaca igualmente el de 45 a 59 años, un 30% del total, y los que tienen 60 y más alcanzan la cuarta parte, un 24% del total.  La distribución por sexos no ofrece diferencias significativas de acuerdo con la información facilitada por ONE, con una ligera diferencia, unos 32.000 hombres más que mujeres.

Por último, la publicación de ONE permite identificar los motivos de los visitantes de viajar a la Isla.  La mayoría lo hace por motivos de ocio, vacaciones y recreo, el 96%. El resto, los viajeros de negocios, asuntos de colaboración, eventos o salud, apenas alcanzan un 4% lo que indica la notable concentración de la oferta turística lo que hace difícil dirigirse a otros mercados. Con la excepción del turismo de salud, que experimenta un crecimiento del 3,5% pero que solo atañe a 4.900 visitantes, el resto de modalidades descienden de forma significativa. Los "eventos" prácticamente se desploman un 40,5% con relación a 2012, los viajes de negocios, caen un 10% y un porcentaje similar los relacionados con asuntos de colaboración. Queda mucho por hacer y tal vez lo que se está haciendo no puede dar los frutos buscados porque el problema es el modelo de organización económica e institucional, que lo frena todo.


Comentarios

  1. alvarez quinones [http://www.diariodecuba.com/cuba/1392979043_7260.html] toma como referencia la opinion de economistas que no cita que el componente importado en los costos turísticos en Cuba oscila entre un 60% y un 65%. realmente no imagino como se puede arribar a esa cifra considerando las distorsiones que introduce por un lado el registro contable de 1=1 y al hecho que la exigua produccion nacional tiene a su vez una elevadisima composicion importada una vez que se deducen los gastos en pesos cubanos "puros" muchos de los cuales a su vez estan contaminados [fuerza de trabajo, combustible en mn, depreciacion, etc]
    pero estamos hablando de costos [y gastos] de operacion desconociendo el proceso inversionista que permite contar con la infraestructura hotelera. todo el equipamiento tecnologico es importado, los materiales de terminacion y la mayoria de los sistemas hidraulicos, electricos, etc son importados. tanto el combustible como las partes y piezas de respuestos son importados. la componente importada de materiales "nacionales" como el cemento, el acero y los aridos es elevadisima por cuanto tienen una alta densidad tecnologica y energetica. incluso una parte no despreciable asociada a la mano de obra es igualmente importada. luego cuando se analiza el impacto economico de la industria turistica cubana no se puede partir del punto "cero" contando desde su puesta en marcha sino que debe considerarse todo el proceso inversionista y desde esta optica apuesto a que no han remontado el break point y por cada peso-dolar invertido se incrementan las perdidas.

    ResponderEliminar
  2. por curiosidad he leido los reviews de los turistas que visitan instalaciones turisticas y uno se encuentra cosas como que en el iberostar laguna azul de varadero un 5 stars, los ascensores tienen pisos en los huecos, les roban las pertenencias a los huespedes, los servicios gastronomicos solo estan disponibles durante d-a-c y el resto del tiempo es pizza de kiosko en la esquina de tejas,...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

El verdadero origen de los problemas de la economía castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista