Informe de la CEPAL 2011: un análisis desde la perspectiva cubana


Elías Amor, Economista

El informe "Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”, publicado recientemente por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señala que durante 2011 el crecimiento económico de América Latina y el Caribe experimentó una sensible moderación, tras la "dinámica reactivación con que la región logró superar el impacto de la crisis económica y financiera de 2008-2009".

La CEPAL estima un crecimiento económico del 4,3%  para el conjunto del año, lo que supone un aumento del producto per cápita del 3,2%.

Sin embargo,  como señala el Informe, "al igual que en años anteriores, los resultados han sido desiguales entre las subregiones" y cabe afirmar, entre los países, con una notable variabilidad que oscila en el conjunto de los países sudamericanos entre el 10,5% de Panamá y el 1,4% en El Salvador. De media, crecieron un 4,6% en toda América Latina, mientras las economías de Centroamérica se expandieron un 4,1% y los países del Caribe crecieron tan solo un 0,7%.

Entre ellos, Cuba ha vuelto a registrar un desempeño macroeconómico muy deficiente, el segundo menor crecimiento de la región, un 2,5% por debajo del 3% presupuestado por las autoridades a comienzos de año, lo que implica que la disminución del crecimiento se está dejando sentir de forma más intensa en la Isla, como consecuencia de la ineficacia de las políticas económicas adoptadas.

Ese menor crecimiento económico está actuando de forma muy negativa sobre los procesos de ajuste de los gastos e ingresos estatales, de modo que según CEPAL,  estos se han vuelto a situar cerca del 50% del PIB, treinta puntos más que la media del conjunto de países de América Latina.

El informe subraya, igualmente, que para el año 2012 la previsión apunta a un entorno externo dominado por un menor crecimiento económico de la economía mundial y una elevada incertidumbre y volatilidad en los mercados financieros.

En este marco se proyecta un crecimiento para el conjunto de países del 3,7%, lo que implica una nueva moderación del crecimiento, pero sin que la región vuelva a caer en una crisis económica, como la registrada entre 2008 y 2009.

El Informe de CEPAL insiste de forma especial que "los países latinoamericanos y caribeños deben prepararse para un posible escenario aún más desfavorable, sobre todo a partir de los riesgos relacionados con la zona del euro, cuya materialización tendría repercusiones imprevisibles en los mercados globales, lo que inevitablemente afectaría el desempeño de la región".

De forma específica, el Informe anticipa para la economía cubana nuevamente un mal año, con una tasa de crecimiento del 2,5% que es la más baja de toda la región, solo con El Salvador por debajo, y a gran distancia de Panamá con un 6,5% o Haití con un 8% en proceso de recuperación muy intensa.

El Informe de CEPAL arroja un jarro de agua fría sobre las reuniones que se están celebrando estos días en La Habana por la Asamblea Nacional, en el sentido de que se tiene la impresión de que las medidas "liberalizadoras" de Raúl Castro no van a producir los efectos esperados sobre la economía en términos de eficiencia y mayor crecimiento, sino todo lo contrario.

Momento es de reflexionar el sentido de lo que se está haciendo (entrega de tierras, autorizaciones para el trabajo por cuenta propia, política crediticia) y determinar si no sería preciso modificar el marco jurídico y legal del sistema económico para garantizar la propiedad privada y el mercado como instrumento de asignación de recursos. Aun están a tiempo.

Fuente: Diario de Cuba, 23 de diciembre

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

Las reformas que necesita la agricultura cubana

ETECSA, internet y el abandono de los "principios de la revolución"