El desarrollo del comercio exige cambios estructurales en la economía castrista

Elías Amor Bravo, economista

Acabo de leer un artículo en Granma de Alfonso Nacianceno, titulado, “Complacer al consumidor” que voy a recomendar a mis alumnos de primer curso de Economía en cuanto empiecen de nuevo las actividades lectivas. El artículo no tiene desperdicio. Nos introduce en la casuística de una joven pareja que en La Habana visita unos establecimientos especializados para comprar una “lámpara para la cocina”.

Me gusta el artículo porque ejemplifica el proceso de elección del consumidor a partir de un análisis microeconómico muy sencillo. Y cito textualmente,

“Si usted determina que le hace falta, por ejemplo, una lámpara para el cuarto, la cocina o el baño de la casa, se lanzará a la aventura, primero, de buscar la adecuada al precio que le permite su bolsillo y, al mismo tiempo, elegirá una que se vea fuerte, elegante y eficaz. Recuerdo aquel adagio de décadas atrás, cuando nuestros abuelos buscaban lo bueno, bonito y barato”.

Cierto, la economía tiene mucho de sentido común, Y en el castrismo, este proceso no sólo se considera una “aventura”, sino que se advierte que durante décadas, simplemente no ha sido posible por la “ausencia de gama de productos”. El autor mismo lo reconoce cuando dice textualmente, que

“Cosas así suceden porque nos hemos acostumbrado a aceptar lo que nos vendan, sin defender el derecho a recibir el mejor trato y la calidad de la compra. Si en años precedentes no existía una gama de productos para los diferentes gustos y era menester resolver los diarios y acuciantes problemas a como diera lugar, hoy ya es hora de ir erradicando esa mentalidad de “esto es lo que te toca, y no discutas”.

¿Aceptación pasiva del producto ofrecido? Pero, ¿quién pensaba en protestar? ¿“Derechos del consumidor”? ¿Donde se regulan estas cuestiones en la economía castrista donde la libreta de racionamiento es la última expresión de la ausencia de cualquier derecho de elección libre?.

No sé. Esas referencias a “los años precedentes” en los que no existía posibilidad alguna de elección, puede costar alguna reprimenda al autor de este artículo. Yo no voy a entrar en esas consideraciones. Tan solo quiero aprovechar este espacio para añadir algunos aspectos fundamentales para que los cubanos puedan elegir en libertad, como en cualquier otro país del mundo.

La elección del consumidor depende de la variedad, y la existencia de alternativas, de sus gustos y preferencias y de los ingresos que dispone, así como de los precios. No es una decisión fácil.

Al final, de nada sirve ponerse a elegir si no existe una oferta abundante y de calidad. Es decir, que como en el “cuento de la lechera”, no es posible contar con un cántaro antes de disponer de vacas suficientes para ordeñar. Sé que esto no se comprende muy bien en la economía castrista, donde no existe la libertad de empresa, y en la que se limitan e interfieren las decisiones productivas diariamente por medio de un sistema que no autoriza la libertad de mercado y la propiedad privada.

Pero este es el origen del proceso: la existencia de empresas que fabriquen productos competitivos, de calidad y a buen precio, que se trasladen al mercado, no para cumplir un determinado formulario ideado por un aburrido burócrata planificador, sino por una necesidad objetiva de vender, de obtener ingresos con los que pagar salarios competitivos, materias primas, energía, electricidad, etc, y por supuesto retribuir a los propietarios de la empresa por su empeño en el negocio. Nada hay de ilegítimo en ello, y así funcionan las empresas en cualquier país del mundo. Así lo hicieron en Cuba antes de las confiscaciones “revolucionarias”.

Si no garantizamos las condiciones de la oferta, esta pareja habanera tendrá que elegir lo que le ofrezcan, sin tener en cuenta sus gustos y preferencias, ingresos disponibles o precios, por mucho que el articulista quiera ver algo que realmente no existe.

Y si el número de empresas productoras es fundamental, también hay que asegurar que no existan solo tres o cuatro tiendas o establecimientos comerciales especializados. En una ciudad de dos millones de habitantes largos, la dinámica comercial apunta a un desarrollo muy superior al que posee actualmente La Habana. La atención de los vendedores, su capacidad para resolver problemas, su amabilidad en el trato dependerá de la existencia de tiendas competidoras, entre las que los precios y los servicios serán distintos para que los consumidores tengan auténtica libertad de elección.

Pero vuelvo de nuevo al origen de todo este proceso: sin producción, y salvo que se quiera depender del exterior para todo, no existirá comercio.

Y por último ingresos para gastar. Si el sueldo medio de los cubanos no supera los 20 dólares al mes, cualquier producto que cueste sólo 2 dólares supondrá disponer de un 10% de los ingresos de una sola vez. Inadmisible. Esa pareja que busca lámparas para la cocina por La Habana debe tener asegurados unos ingresos mensuales acordes con su cualificación y productividad, que les permitan disfrutar de una calidad de vida. Posiblemente, eso lo conseguirían trabajando en empresas privadas competitivas cuyo objetivo es la venta a clientes en los mercados. Y volvemos así al principio.


La Habana ya tuvo una época de esplendor comercial espectacular a mediados de los años 50. Nos recreamos con el recuerdo de aquella era observando fotografías que nos descubren el paraíso de la libertad de elección. Estoy seguro que ello volverá a ocurrir. Pero nunca en las condiciones obsoletas e improductivas de la economía castrista, por mucho que se empeñen en decirnos lo contrario. Lo siento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los trabajadores por cuenta propia y el régimen castrista

La unificación monetaria: un reto a la vista

Las reformas que necesita la agricultura cubana