Los cubanos hablan: ¿Cómo han vivido los dos meses de Tarea Ordenamiento?

Elías Amor Bravo, economista

La economía interesa y preocupa a los cubanos. No cabe la menor duda. El reportaje encuesta de Cubadebate titulado ¿Cómo ha vivido estos dos meses de ordenamiento monetario?, es un buen ejemplo de ello. Al margen de los resultados del sondeo que parecen dirigidos a Murillo en sus horas más bajas, lo que realmente tiene interés de esta información han sido las 1.956 opiniones y comentarios recogidos en 52 páginas sucesivas del anexo y que se han introducido en la web de Cubadebate. Un material de primera calidad que hemos tenido ocasión de examinar y evaluar.

Primero que todo, hay que felicitar a Cubadebate por este éxito. Animarles a continuar en este tipo de noticias, para que los cubanos opinen. Muchas de las opiniones inciden en esta cuestión y si bien hay algunas críticas con el diseño de la encuesta, la gente agradece este tipo de iniciativas que dan salida a las preocupaciones sociales, incluso hasta en poesía.

Por otra parte, el acierto editorial de Cubadebate demuestra que no hace falta ir muy lejos para comprobar que el éxito de la economía en cuanto al interés de la gente está garantizado. No ha sido posible constatar ninguna información en esta plataforma, que se identifica “contra el terrorismo mediático”, y que haya tenido tanta participación de la gente. Randy Alonso, o quien fuera el proponente de esta idea de la encuesta, merece felicitación y la apertura que se ha dado a la opinión pública de los cubanos, también. Vayan las mías, y de nuevo, a seguir en esta línea muy correcta y necesaria.

Y dicho lo anterior, la riqueza de cuanto dicen los cubanos, y sobre todo de cómo lo expresan, ofrece una materia prima de gran calidad para el conocimiento de lo que está pasando en la economía cubana y, en concreto, de la influencia que tiene la Tarea Ordenamiento en ello. Sinceramente es muy recomendable que los equipos técnicos del ministerio de economía, y también de finanzas y precios, trabajo y seguridad social, o los diputados de la Asamblea dedicados a analizar los temas económicos, incluso Machado Ventura, en fin, Díaz Canel, todos ellos, se lean los comentarios, que los tengan en cuenta, y que los aprovechen porque hay muchas ideas y soluciones a los problemas de la economía que podrían ser útiles para transitar en este momento de tanta complejidad e incertidumbre.

Los cubanos han hablado, y las 1.956 opiniones vertidas, que posiblemente puedan aumentar aún, porque la plataforma para recoger la información continua abierta, han dejado entrever muchas cuestiones que merecen atención. Hay opiniones para todos los gustos, algunas muy críticas y otras menos, que se alinean con el régimen y tratan de dar apoyo a los gobernantes.

En el cómputo final, las primeras se sitúan en torno a un 85% del total, en tanto que las favorables suponen un 15%. La gente se encuentra muy molesta con la situación económica, y conviene tener en cuenta que algunas de las posiciones defensivas al gobierno se encadenan con argumentos en contra de especuladores y revendedores, que también está provocando muchos comentarios críticos.

De modo que combinando las distintas opiniones recogidas, positivas y negativas, cabe destacar lo siguiente.

En primer lugar, muchos critican el desconocimiento que se tiene de la Tarea Ordenamiento. No de su aplicación e implementación en las empresas o la administración, porque todo eso ha venido tasado y establecido con procedimiento jerárquicos de obligado cumplimiento, sino de la medida en sí. Se desconoce qué sentido tiene poner patas arriba todo el país para algo de resultados inciertos que crean alarma en amplios sectores de la población porque ponen en peligro el precario equilibrio con que viven muchas familias cubanas.

Muchos comentarios giran sobre esa falta de información necesaria para entender por qué el sacrificio que se exige y los efectos que puede tener sobre el bienestar de la población. Y ello conduce, sin duda alguna, a pensar en que detrás de la Tarea Ordenamiento hay otros intereses de sectores económicos, como las tiendas en MLC que reciben muchas críticas, y de poder político a los que interesa muy poco, la prosperidad de la nación.

En segundo lugar, hay muchos comentarios que abordan la cuestión del aumento general de los precios. Se podría decir que esta es una gran preocupación de las personas que participan ofreciendo sus opiniones. De los precios, se teme su incremento tan rápido y acelerado, en tan poco tiempo y con un impacto directo sobre el nivel de vida.

Por la misma razón, se cuestiona la reacción del gobierno porque ni los topes ni los controles han servido de nada, y el resultado es que ahora, los precios son más altos que los salarios y la gente se encuentra en una situación peor que antes. La preocupación va más allá, y hay muchos comentarios que insisten en que el temor es que los precios no bajen y sigan subiendo.

En tercer lugar, hay una percepción de crisis económica muy grave, gravísima según muchos comentarios, para la que el gobierno no tiene soluciones concretas y se muestra desbordado. Las colas, los revendedores se ponen en relación con el desabastecimiento general de productos en los puntos de venta. Se cuestiona directamente lo que se está haciendo, que es nada según algunos participantes, y se pide más interés para reducir el clima general de incertidumbre e inseguridad provocado por la reducción de subsidios y la situación de las empresas.

En cuarto, sorprende la elevada participación de trabajadores por cuenta propia que ofrecen sus comentarios y opiniones muy críticas con la Tarea Ordenamiento. Hay de todo, desde el impacto de los aumentos de salarios y precios, a la falta de divisas, a las necesidades para comprar dólares en el mercado informal a un cambio que es el doble del oficial y el temor de que las cosas puedan ir a peor, lo que reduce las expectativas de los negocios a pesar de anuncio reciente de la libertad de actividades.

La explosión de comentarios y críticas formuladas por los cubanos a la situación de la economía cubana y los efectos de la Tarea Ordenamiento permite avanzar que los próximos meses serán muy difíciles porque el estado de opinión tampoco ayuda a la implementación favorable de las medidas por el gobierno. La pérdida de expectativas de mejora está muy arraigada. El gobierno se enfrenta a un gran problema con su correlato en términos de malestar social. La encuesta y los comentarios lo dicen con claridad meridiana. Solo falta pedir más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?