El dinero de plástico no llega en el mejor momento


Elías Amor Bravo, economista

En medio de la grave crisis sanitaria y económica hacia la que se ve abocada a pasos gigantes la economía y sociedad cubanas, a los dirigentes no se les ocurre otra cosa que dar un apretón al control que tienen de las transacciones que se realizan en el país por los agentes privados. De ese modo, han anunciado que partir del 1 de abril próximo las compras de combustible en las gasolineras pertenecientes a la corporación estatal CIMEX tendrán que realizarse con tarjetas magnéticas.

La noticia ha llegado de sorpresa. Hasta ahora, esta exigencia solo se había estado aplicando a los transportistas privados, pero a partir de la fecha (con una ampliación de 120 días, hasta agosto) todas las personas solo podrán acceder al combustible por medio de este medio de pago, manteniéndose la compra en efectivo hasta agosto, para dar tiempo a que los clientes acceden a sus tarjetas expedidas en los bancos del estado. Mal momento el elegido. Sin duda, el peor, porque cabe suponer que los agentes implicados en este asunto, en lo que menos piensan en este momento es en ello, dada la grave situación de crisis. Un ejemplo más que evidente de como la planificación comunista de la economía va por un sitio, y la sociedad cubana por otro. Como este, sobran.

Como no podría ser de otro modo, la medida anunciada en Granma, se ha justificado porque forma parte del proceso de informatización de la corporación CIMEX, para aumentar el uso de las tarjetas magnéticas en el comercio minorista.

Realmente, el adiós al dinero en efectivo es una estrategia que los comunistas cubanos han ido desplegando en sucesivas fases. Detrás de esta iniciativa que duda cabe, hay numerosos motivos. Por ejemplo, puede ser un intento más de cercar la economía informal, que en Cuba crece a dos dígitos mientras la real está estancada. Si este fuera el objetivo de la medida, creo que podrían estar perdiendo el tiempo porque es probable que muchos agentes traten de salvar este requisito por otras vías.

Igualmente puede existir un afán de recaudación sobre todo de los fondos que tienen su origen en divisas (extranjeros) o nacionales, como ocurre en las tiendas de electrodomésticos.

Y también, por qué no, se puede suponer incluso una manera más de avanzar hacia la unificación monetaria, al eliminar el papel de la economía. No conviene olvidar que as tasas de expansión de la cantidad de dinero en relación con el PIB en la economía cubana es insostenible.

Cualquiera que sea el objetivo, está claro que en cuatro meses los cubanos no podrán pagar en efectivo el combustible. La nota informativa explica que lo primero que deben hacer es habilitar sus tarjetas electrónicas en los bancos que colaboran con la entidad FINCIMEX, encargada de extender la red de POS colocados en estos lugares, para facilitar el uso de cualquier tipo de tarjeta, ya sea prepagadas o de bandas nacionales, en la compra de los carburantes. La iniciativa que arrancó a comienzos de este año ha sido concluida en un tiempo récord, lo que indica el interés de las autoridades en el asunto.

En principio, se podrán utilizar todas las tarjetas que emite el sistema bancario cubano (BANDEC, BPA o BANMET), empleadas para el salario o como cuentas de ahorro en ambas monedas. De igual modo, se autoriza que las tarjetas de FINCIMEX también podrán ser solicitadas por la población.

Esta obsesión comunista con el dinero de plástico llama la atención. Se anuncia, por ejemplo, que en el curso del año otras opciones para el pago serán incorporadas, como el uso de tarjetas scratch (similares a la que utiliza ETECSA para el proceso de recarga en la telefonía celular) con un monto de 1 a 20 CUC. También, tarjetas CHIP recargables, que se ofertarán en los establecimientos comerciales, excepto en los servicentros. Los servicios de renta de vehículos en el sector del turismo podrán realizar las compras de las tarjetas scratch en las propias agencias especializadas.

La eliminación del uso de efectivo en los pagos de carburantes y el uso de tarjetas magnéticas afectarán lógicamente a un segmento muy reducido de la población, casi marginal, ya que la tenencia y disfrute de automóvil en Cuba es prácticamente inaccesible para la totalidad de la población. Por eso, cabría pensar que esta medida va dirigida a altos funcionarios y directivos, así como técnicos y profesionales extranjeros, que tienen mayores posibilidades de utilizar un vehículo propio en sus desplazamientos. Segmentos sociales de mayor poder adquisitivo y vinculados en buena medida al manejo de las divisas extranjeras que el gobierno quiere controlar.

La amplia mayoría de cubanos seguirán al margen, porque salvo contadas excepciones, el uso de los vehículos es prohibitivo más aun cuando los precios de compra son muy elevados al margen del presupuesto del ciudadano medio. Los bancos serán los principales beneficiados, porque harán negocio con esto, dirigiendo ofertas a estos clientes que consumen la gasolina y que tendrán que respaldar las tarjetas con sus depósitos. De todas formas, el proceso es bastante primitivo ya que se exige al cliente que paga con su tarjeta que presente el carnet de identidad, como en la red de comercio en CUC, una medida que se justifica de seguridad pero que está muy atrasada respecto de las tendencias que existen en otros países.

La dirección comunista de la economía cubana apuesta por el dinero de plástico. Actualmente, según fuentes oficiales, circulan en la isla en total, 6.217.000 tarjetas bancarias, cifra que apenas representa 1 por cada dos habitantes, cuando esta ratio, en otros países como España, por ejemplo, es de 5 tarjetas por persona. Lo sorprendente es la velocidad que está teniendo este proceso, empujado por las autoridades, y que empezó con la obligación a los transportistas privados y continúa ahora con el resto. En todo caso, llegan tarde. El dinero de plástico está en retirada como medio de pago en muchos países, y otras fórmulas, como el pago por móvil, van aumentando rápido. Lo que llama la atención es que, además, las autoridades comunistas lo impongan en pleno proceso de crisis sanitaria. Algo hay detrás. Seguro


Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?