¿Se avecinan cambios en el área económica del régimen?

Elías Amor Bravo economista

Otro personaje que ha decidido, desde el partido, entrar de forma directa en los asuntos económicos, es Queipo Ruíz, identificado en Granma como miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Económico-Productivo. Un nombre que suena a refresco. En Cuba, ya se sabe, nada es casual, y si alguien entra en la arena no lo hace por propia decisión, sino porque previamente ha sido autorizado por la jerarquía.

Este Queipo, según informa Granma, anduvo de visita por la provincia de Santiago de Cuba, el pasado 14 de junio, junto a más de media docena de otros dirigentes comunistas, para comprobar la continuidad de los acuerdos del 8º congreso del partido. E incluso, encaminó sus pasos hasta la termoeléctrica Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, en un momento en que los "apagones" se han convertido en la principal fuente de preocupación y crítica de la población al régimen. 

Allí se interesó por el proceso de alistamiento de sus unidades generadoras; y, de forma particular, “dialogó en los talleres con quienes, para mantenerlas funcionando, constituyen verdaderos ejemplos de la resistencia creativa convocada actualmente ante el recrudecimiento del bloqueo”. El reportaje de Granma parece hecho a medida de alguien “promocionable”.

¿Qué quieren que les diga? El ministro Gil debe estar pensando lo mismo que yo, en este momento. Que tal vez Díaz Canel anda buscando recambio. y de ese modo lograr algo de aire fresco para ganar tiempo. Parece evidente que el equipo de Gil está siendo identificado como el culpable de la actual situación económica, puede tener sus días contados, y esta mayor atención a Queipo puede estar relacionada con un recambio a la vista. La verdad es que nunca se sabe qué puede ser mejor, o peor.

Queipo se apuntó a la necesidad de conseguir los célebres “encadenamientos productivos” de Díaz Canel, y en las informaciones recogidas en Granma, repitió este mantra en varias ocasiones, tanto con referencia al papel que corresponde “al partido en el actual escenario complejo”, como en alusión a las conclusiones de la II Jornada Económico-Productiva Cuba 2022, a la que acudió en calidad de autoridad representativa.

Que a un responsable político le muevan el suelo, no es plato de buen gusto. Más aún cuando el equipo que dirige la economía cubana está convencido de que la responsabilidad del desastre actual no es suya, y que lo único que pueden hacer es plegar velas y esperar que vuelvan a soplar vientos favorables. 

Pero esa posición es suicida, incluso en el régimen castrista, donde 62 años no parecen un largo período de tiempo, de modo que puede que los cambios en la dirección económica del país estén más cerca que nunca, como ocurrió otrora a Murillo cuando se vio que la tarea ordenamiento, los lineamientos y demás, eran un auténtico desastre para la economía.

Queipo ha entrado con fuerza en este escenario de crisis terminal de la economía y ha declarado con tono solemne “que es necesario unificar áreas claves de aseguramiento político-económico a los nuevos actores económicos y organismos territoriales del Estado, y la elevación de la cultura económica de la población”. Mensajes de contenido populista y de partido. Casi nada.

Sin embargo, se ha situado en las antípodas de Gil que solo habla continuamente de “cumplir el plan”. La agenda de Queipo es más amplia, pero no va al núcleo de los problemas que es el modelo económico y social, y se entretiene apostando por los “encadenamientos” que se consideran necesarios para aumentar la producción y disminuir la inflación. En esto se observa la misma interpretación naif de la lucha contra el aumento de precios. Coincidencia absoluta con Gil y su equipo.

En un intento populista de llegar a los nuevos emprendedores, Queipo propuso la mapificación de la Guía cubana de negocios a todos los niveles territoriales, "para que actores económicos de una misma localidad se reconozcan y se encadenen", y pidió que la III Jornada multiplique sus encuentros a nivel local. Por cierto, el directorio de negocios es el resultado del trabajo conjunto de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), Páginas Amarillas de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. y la mipyme privada Dofleini S.R.L. 

En el mismo acto de clausura, Malmierca volvió a decir lo mismo de siempre “que la empresa estatal socialista está en el centro del esfuerzo por reactivar la economía nacional y continuará fortaleciéndose con el encadenamiento de los nuevos actores económicos del país”. Ni él se lo cree. Malmierca pasa de todo. Sabe que está amortizado desde hace tiempo y malgasta fichas en una partida en la que poco tiene qué ganar.

Leyendo entre líneas las informaciones de la prensa estatal parece evidente que Díaz Canel no atraviesa el mejor momento político de su carrera y que, una vez más, esté buscando apoyos en el coco vacío que es el partido comunista. ¿Cuándo entenderá que el único apoyo que puede tener es el del pueblo cubano, convocado a unas elecciones libres, democráticas y pluripartido, y después marcharse a casa?

Comentarios

  1. ''convocado a unas elecciones libres, democráticas y pluripartido, y después marcharse a casa?'' después del 11J se marcha al calabozo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?