¿Mejorará el comercio cubano con las propuestas de sus ministros?


Elías Amor Bravo, economista
La última mesa redonda se dedicó a presentar las actuaciones a seguir en materia de comercio exterior e inversión extranjera y del comercio interior, convocando a las autoridades de estos departamentos que, como viene siendo habitual, dieron una explicación de lo que están haciendo y de lo que quieren hacer.
Conviene destacar la relevancia de las políticas económicas en esta materia, sobre todo en un contexto de crisis mundial en el que la economía cubana con una estimación del -8% para el PIB según CEPAL, se acerca al colapso.
No creo que Malmierca crea que se puede exportar más y con calidad con solo presentar un “mapa” de la oferta exportable del país y obligando la intermediación estatal para la exportación de las formas no estatales. Si fuera cierto, con estas dos medidas estaría a años luz de una auténtica política de promoción del comercio exterior.

El mapa territorial de la oferta exportable
El mapa identifica 1.026 bienes y servicios con categoría exportable en todo el país, así como 382 formas de gestión no estatales con potencial para exportar en sectores diversos. Reconocido el esfuerzo estadístico, atentos a esta visión de las exportaciones como stock, y no como flujo continuo de actividad económica, porque es un punto de partida equivocado. Esa instantánea que han hecho de la exportación de las 382 formas de gestión no estatales no debe ser entendida como una foto fija, sino que hay que conseguir que cambie en el tiempo. Esto es lo que ocurre en otros países.
Las formas de gestión no estatal identificadas tienen potencial para exportar en sectores como el agroalimentario, la artesanía, la construcción, aves ornamentales, productos plásticos, juguetes didácticos, servicios de talabartería, restauración, cristalería y tapiceríal. En particular, al sector agroalimentario, sus proyectos locales se dirigen a lograr una “producción sostenible y autosustentable”. Ya veremos cómo se consigue exportar.
Malmierca sabe que para aumentar las exportaciones no basta con dibujar “mapas” sino que hay que producir más, y eso solo se consigue con más libertad, flexibilidad y capacidades para la oferta, y esos factores están muy relacionados con el marco jurídico de derechos de propiedad. La libertad económica es esencial.
Además, no basta con decir que se tiene que “importar aquello que ciertamente más nos interesa como país y permita avanzar en la producción”, porque la cuestión es ¿quién decide eso que se debe importar y cómo? ¿acaso un burócrata del ministerio de Malmierca? No es lo más adecuado, y el lo sabe. La economía de mercado funciona perfectamente a partir de millones de decisiones tomadas y ejecutadas en tiempo real por miles de agentes económicos, y el resultado es justo el que dice Malmierca. Por algún sitio habrá que empezar.

Las empresas estatales intermediarias de la exportación
Del mismo modo, el plan de Malmierca consiste en obligar a las formas no estatales a utilizar los servicios de 36 empresas estatales especializadas en exportaciones, un peaje de alto coste que igualmente centraliza en el estado las divisas obtenidas en el comercio exterior. En esencia una medida injusta, inadecuada y de contenido recaudatorio, ¿por qué no se aplica a la exportación realizada por las empresas del conglomerado militar y de la seguridad del estado igualmente?
Por mucho que Malmierca no lo crea, la intermediación estatal en la exportación incrementará los precios, vía márgenes (habrá que cubrir costes), y serán un obstáculo a muchas iniciativas emprendedoras que no requieren de esos servicios intermedios. De hecho, hasta ofrecio los servicios de ProCuba a los exportadores, eso si, gratuitos.
En realidad, el gobierno no permite exportar directamente a las formas de gestión no estatal y no es cierto, como dijo Malmierca que “en ninguna parte del mundo, las pequeñas empresas, o incluso quienes aún no tienen una empresa, hacen este tipo de gestión” en referencia al comercio exterior. La figura del importador exportador independiente es, quizás, una de las más consolidadas en el mundo del comercio internacional.

Malmierca desbordó optimismo con su plan, al señalar que “estamos seguros de que las iniciativas saldrán bien, las formas de gestión no estatal estarán satisfechas con los servicios que brindarán las empresas especializadas, y estaremos en condiciones de impulsar las exportaciones de ambos actores de la economía, pues las formas de gestión no estatal son un actor clave que debe jugar cada vez más un papel importante en el desarrollo de nuestro país”. Cabría recordarle que una cosa es la descentralización de las actividades, una vía explorada por el régimen comunista en numerosas ocasiones, y otra bien distinta es devolver el poder de decisión a los agentes económicos en la gestión de la economía. La distancia aquí sigue siendo larga.

En la mesa redonda se analizó el papel del comercio como “motor impulsor de la economía interna” según dijo Betsy Díaz, ministra del comercio interior. Este sector está “convocado a modernizarse y a reorganizarse”. Sin embargo, tal vez el momento elegido no sea el mejor.
Tras realizar una breve intervención sobre las medidas higiénico-sanitarias y de distanciamiento físico en el comercio, difíciles de cumplir, observado las colas y largas esperas a que se ha visto sometida la población durante el confinamiento para adquirir alimentos, la ministra se dedicó a explicar sus planes para el comercio, básicamente en la gastronomía, la canasta normada y los mercados mayoristas en MLC. También se valoró el comienzo de la venta de alimentos y productos de limpieza en tiendas en MLC,

Cambios en la gastronomía
La ministra reconoció que la gastronomía ha tenido un mayor deterioro en el tiempo, tanto en la infraestructura como las funciones, para añadir “se ha perdido la creatividad”. Integrada por unos 8.000 establecimientos, señaló “que se han seleccionado 105 unidades para ofrecer una mayor autonomía desde la administración a la vez que se aseguró que se estudia el paso de otras entidades de servicios a formas no estatales de gestión”. Con estas transformaciones se pretende un cambio en cuanto al funcionamiento tradicional de las unidades gastronómicas. Al respecto la ministra señaló “vamos a esperar a ver qué pasa en estos 60 días. Antes de concluir el año, debemos haber implementado estas transformaciones en las unidades que se mantengan en la gestión estatal, y el resto que pasarían a ser arrendadas por trabajadores por cuenta propia”.
Una vez más, las autoridades del régimen convencidas que la autonomía es la clave para el funcionamiento eficiente de la economía, sin reconocer que el problema se encuentra en el marco jurídico que es el que limita el ejercicio de esa autonomía.

Las medidas de racionamiento
A continuación, la mayor parte de la intervención de la ministra se destinó a dar cuenta de las entregas de alimentos a la población, en concreto, en los meses de julio y agosto.
El objetivo pritoritario es que los productos de la canasta familiar normada se entreguen desde principio de mes, reconociendo públicamente que “somos conscientes de que hay desabastecimiento. No estamos satisfechos”. Añadió que “el ciclo de venta de los productos de la canasta familiar normada es de 30 días. Cualquier alteración en ese sentido es una violación de lo establecido y el ministerio está atento a cualquier denuncia”, de modo que “la canasta básica de agosto, será vendida en algunos puntos desde los días 30 y 31. Asimismo, es posible que la distribución del arroz, debido a su volumen, sea dividida en dos partes”.
En particular, explicó que para el verano, se ha tomado la decisión de incrementar las importaciones de alimentos para poder comercializar una libra per capita adicional de pollo, para niños hasta 13 años y adultos mayores de 65 años, indicando que la misma distribución se mantendría en agosto. Además, en las zonas urbanas del país se ofertaría media libra de embutido adicional para las edades intermedias, o sea, de 14 a 64 años.
También en julio serían distribuidas dos libras de arroz adicionales y seis onzas de frijoles por persona; y en agosto la misma cantidad de frijoles y tres libras adicionales de arroz en la capital y dos libras y media en el resto del país (al respecto, señaló que el arroz de la canasta normada de agosto posiblemente se venda fraccionado, pero está garantizado).
Además, aseguró la entrega de los productos de aseo y limpieza, en correspondencia con los ciclos concebidos (la entrega de dos jabones en el mes de julio y pasta dental en agosto). Respecto al detergente indicó que se encuentra actualmente en distribución en La Habana y en el resto de territorios, a criterio de los mismos, ya que “resulta imposible sostener la distribución trimestral de comienzos del COVID19”

Cambios en los mercados mayoristas
Por lo que respecta a la actividad del mercado mayorista, señaló que Mercabal comenzaría con una oferta limitada de productos para los trabajadores por cuenta propia, que se deberán comprar con tarjeta de débito emitida por bancos a partir de cuentas en MLC. Está en estudio la apertura de otros dos centros en la capital, uno en San Miguel del Padrón y otro en Playa. En el resto del país se crearán las condiciones en las empresas mayoristas para incorporarse, antes del 1ro. de agosto, a este tipo de experiencia.
En cuanto al comienzo de la venta mayorista en MLC para el sector no estatal Héctor Oroza, presidente de Cimex, señaló que se prevé comience en septiembre, con un establecimiento en todas las cabeceras provinciales y dos en La Habana. Este sistema de venta se dirige a empresas con el 100% de su capital extranjero o mixto y también podrán acceder los trabajadores por cuenta propia y las cooperativas no agropecuarias, con la simple acreditación mediante la presentación de los documentos que lo identifican como una de las figuras aprobadas para este espacio.
La acreditación se deberá hacer en los propios comercios mayoristas de las provincias, el trámite se completa de manera inmediata y una vez realizado este paso se puede comprar en cualquiera de las tiendas habilitadas en el país. En cuanto a la actividad de importación a cargo de personas naturales, señaló que hasta la fecha se han registrado 1.572 clientes y se han tramitado más de 600 solicitudes de compras.

La ventas en tiendas en MLC de alimentos y productos de limpieza
Con referencia al comienzo de la venta en la tiendas en MLC, la ministra se limitó a señalar que “no nos vamos a quedar de brazos cruzados en lo que respecta a la denuncia por parte de nuestro pueblo de los coleros y revendedores” en una clara advertencia de por dónde van a ir las actuaciones de la seguridad del estado.
Ana María Ortega directora general de Tiendas Caribe, dijo que es muy apresurado hacer una valoración de lo que han sido las ventas en MLC. Sin embargo, “en principio, la arrancada fue positiva.” Al respecto, señaló que “la prioridad es proteger las tiendas en CUC y CUP, que representan a la inmensa mayoría del pueblo”.
Indicó que apenas 48 horas después del inicio de esta actividad, los criterios de los consumidores han permitido hacer algunos cambios en el funcionamiento. Así, explicó que “la población considera que se deben tener más surtidos de pollo, detergente, pasta dental y de otros productos económicos, pero que en este instante se hace corresponder la voluntad política y el compromiso social con el empeño de mantener estos productos en la red de tiendas en CUC y CUP” para añadir finalmente “que en su momento estarán presentes en los establecimientos en MLC”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?