¿Es GECOMEX lo que necesita Cuba para exportar e importar?


Elías Amor Bravo, economista
Permitan que discrepe. Y es cierto que no hace mucho tiempo yo propuse la creación de un Instituto para la promoción del comercio exterior. Pero esta iniciativa castrista, el Grupo Empresarial del Comercio Exterior (GECOMEX) no es el instrumento adecuado para incrementar las exportaciones cubanas. Y los resultados están ahí. Desde 2013 cuando se creó este grupo dentro de la “actualización” del modelo económico las exportaciones cubanas se han estancado sin ofrecer una tendencia creciente, ni mucho menos.
El tal GECOMEX es un grupo con una estructura gigante está formado por 14 empresas que tienen personalidad jurídica propia y patrimonio independiente, todas ellas titularidad de estado, y que se han especializado, como dice una nota de Cubadebate “en la actividad del comercio exterior, aunque en el país existen otras entidades que realizan esta actividad”. El grupo además cuenta con 1.270 trabajadores encargados de "suministrar parte de las materias primas e insumos para la industria nacional y paralelamente desarrollar rubros exportables, al servicio del estado y del partido único".
En suma GECOMEX es el “facilitador por excelencia en la importación y exportación de bienes y servicios (los médicos por ejemplo), la representación de compañías extranjeras, la contratación de fuerza de trabajo, la contratación de personal técnico para trabajos en el exterior, servicios transitarios de cargas y la exportación e importación de cargas vinculadas a la Colaboración Internacional”. Un intermediario de carácter cuasi monopólico del comercio exterior, del que hablo Malmierca en mesa redonda cuando aclaró que se está pensando que los cuenta propistas puedan exportar utilizando este tipo de entidades.
En materia de importaciones, con la escasez de divisas de la economía, el grupo ha tenido que ir reduciendo sus actividades, limitándose a “garantizar el aseguramiento de programas y productos priorizados como los alimentos y su producción, el desarrollo industrial, la educación y la salud, así como el ahorro económico que implica la concentración de compras en función del fortalecimiento del comercio mayorista en el país”. Las estadísticas oficiales reflejan claramente las características del sector exterior de la economía cubana: GECOMEX atiende el 30% de las importaciones y el 18% de las exportaciones totales.
GECOMEX actualmente ha tenido que especializarse identificando productos susceptibles de ser exportados y se citan MAQUIMPORT, CONSUMIMPORT, MAPRINTER, METALCUBA, y QUIMIMPORT.
Problemas de GECOMEX. Vamos allá.
Primero, y más importante, evitar, en su gestión, estar acomplejado por el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos. Si este es realmente un obstáculo, pues a concentrarse en otros mercados, por muy lejos que estén o difícil que sea el acceso al crédito. En la aldea global, las distancias se superan con la imaginación, la creatividad y las facilidades que existen para ello. Es más fácil culpar al bloqueo de una deficiente gestión empresarial. En fin.
Segundo, olvidarse del gobierno, del estado o del partido. No aportan gran cosa. Al contrario, son rémoras que ejercen un excesivo poder sobre decisiones técnicas y empresariales, que en todo caso, deben ir dirigidas por la óptica de la rentabilidad y del beneficio. Se que es difícil, pero ellos saben qué hacer. Suerte.
Tercero, priorizar la oferta exportable con criterios técnicos y no políticos. Promover rubros que actualmente están frenados en su potencial productivo por el gobierno, que con leyes, normas y regulaciones, les impiden crecer y obtener rendimientos a escala. La máxima está bien clara: sin oferta para exportar, no se puede trabajar. Además, el comprador extranjero quiere continuidad y seriedad en los suministros.
Cuarto, hacerse cargo de que la sustitución de importaciones es chico pleito en determinadas actividades para las que la economía cubana no tiene tecnología ni capital para ello. Además, se sabe que este tipo de políticas autárquicas acaban dando peores resultados de los que se buscan. Ayuden a clarificar ideas dado que están más cerca de la realidad.
Quinto, profesionalizar la gestión. Diseñar sistemas eficaces que conecten la importación con la exportación y las inversiones extranjeras, sobre todo aquellas que aportan tecnología al país. Mantener una estrecha relación con los inversores extranjeros y el sector abierto de la economía.
Sexto, suprimir cualquier obligatoriedad de pertenencia de empresas o de grupos de empresas, y orientar los servicios adaptando los mismos a las necesidades del tejido productivo y las prioridades de los clientes, diseñando sistemas de compensación eficientes y adaptados a los servicios.
La economía cubana necesita potenciar su sector externo. Sin exportaciones no hay divisas y no se pueden cumplir los compromisos con el exterior, sin importaciones la economía no tiene bienes intermedios ni tecnología necesarios para la producción. Instrumentos para desarrollar el comercio exterior son necesarios, pero un GECOMEX en un sistema económico dominado por el estado tiene posibilidades de éxito. En Vietnam, por ejemplo, tras el Doi Moi las exportaciones de arroz, un producto que antes era deficitario, se realiza directamente por los principales productores agrarios, sin necesidad de intermediarios.
GECOMEX debe entender que su papel actual depende del sistema económico social comunista que justifica su existencia y razón de ser, pero en un fututo, si Cuba recupera sus derechos  de propiedad y libre empresa de mercado, este tipo de consorcios pueden tener escaso recorrido, sobre todo por sus abultadas cifras de plantilla que son insostenibles. Mi consejo, que vayan preparándose para esto. Puede ocurrir cuando menos se lo esperen. Sería bueno para GECOMEX y para Cuba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?