¿De qué pueden ir las relaciones económicas Cuba y México?

Elías Amor Bravo economista

Al final, el presidente López Obrador ha considerado que no debía interrumpir su “visita de trabajo a Cuba” este 7 de mayo, apenas un día después de la terrible explosión del Saratoga. Una visita que no puede ser más inoportuna, desde dondequiera que se mire.

De hecho, a diferencia de ocasiones anteriores, el perfil del comité de bienvenida ha sido muy bajo, y Díaz Canel no ha enviado al aeropuerto a nadie de su gobierno, sino a un dirigente de perfil bajo, apartado de la gestión pública, y dedicado a la tranquilidad del partido, como Bruno Rodríguez. 

Después, quizás para corregir la “afrenta” Díaz Canel publicó en twitter, que daba la bienvenida a López Obrador y señalaba que “su visita estrechará los lazos de amistad entre nuestros países, que ya son entrañables porque superan el tiempo y los desafíos para instalarse en el alma de nuestros pueblos”.

Por su parte, AMLO, que llegó acompañado de los secretarios de Relaciones Exteriores, Defensa y Marina, de su gobierno, lo que puede indicar por dónde va a ir esa “visita de trabajo”,  destacó los lazos de hermandad y solidaridad que unen a los pueblos de Cuba y México. Mensajes cruzados en medio de una frialdad comprensible. Las autoridades cubanas están lidiando una de las peores crisis de los últimos años, un golpe directo a la línea de flotación del turismo, con secuelas para el conglomerado de empresas de la seguridad del estado y ejército.

AMLO no debería haber viajado a Cuba, tras el trágico accidente ocurrido en el Saratoga, que continúa aumentando, por desgracia, el número de heridos y fallecidos. E incluso, las máquinas excavadoras han entrado en acción, aunque todavía hay personas desaparecidas, que pueden encontrarse en los sótanos, lo que aumentará el dolor compartido de todos. La presencia de AMLO es injustificable y demuestra una falta de sensibilidad hacia este suceso que no se olvidará fácilmente.

Porque, ¿es acaso tan importante e inmediato el contenido de esa “visita de trabajo” de AMLO  a Cuba? ¿Es que no se puede aplazar para otro momento más propicio? ¿Qué es lo que hay en juego detrás de esta relación entre Cuba y México? ¿Qué planean de forma inmediata que no puede esperar?

De momento, el guion se ha ajustado a lo que se esperaba. Las autoridades del régimen comunista cubano a través de la prensa oficial, “han agradecido el llamado de AMLO al levantamiento al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la Isla”, pero esto se podría haber hecho desde México sin necesidad de viajar a la Isla.

México y Cuba son dos países que han atravesado en sus relaciones distintas etapas a lo largo de 63 años de régimen comunista en la Isla. Épocas de ideas claras, en las que México ayudó a muchos cubanos a huir de la isla cárcel rumbo a Estados Unidos, y otras, más oscuras, como la actual, en la que, ya se verá, de qué han hablado AMLO y Díaz Canel, si finalmente informan de algo al respecto.

Los comunistas cubanos se vanaglorian de las relaciones actuales en las áreas de la salud, la educación, la agricultura y el deporte. Da la impresión que es más una relación de abalorios que cualquier otra cosa.

Granma los relaciona, de forma sucinta. En materia de cooperación médica, las relaciones datan de noviembre de 2007, cuando Cuba envió 54 colaboradores para la atención para la atención a las inundaciones que se presentaron en el suroeste de México. Diez años después, en 2017, se enviaron 40 médicos para atender a los damnificados por el sismo del 7 de noviembre en el istmo de Tehuantepec, en el Estado de Oaxaca. Y, finalmente, entre el 2020 y 2021 Cuba envió Brigadas Médicas con un total de 1.479 colaboradores para el enfrentamiento a la COVID-19. Por supuesto, nada que ver con el “negocio” que las “misiones de médicos” aportan en otros países, por ejemplo, Venezuela. Hacer crecer esas cifras parece que está en la mira de la visita. Ya se verá.

En materia educativa, la cooperación comenzó antes, en 1975, año en que se firmó el convenio de cooperación educativa y cultura entre ambos países, Hasta la fecha se han graduado en Cuba 1.544 estudiantes mexicanos y actualmente se forman en Cuba 462 estudiantes mexicanos. De nuevo, cifras marginales, que ponen de manifiesto que existe poco interés por parte de México de recibir estos servicios de Cuba que, por otra parte, se prestan en México en condiciones de mayor calidad.

En el ámbito del deporte, actualmente se encuentran en México 8 colaboradores deportivos, como parte del Convenio de Colaboración Deportiva entre el INDER y la Comisión Nacional de Deportes (CONADE), vigente desde 2001. Otra vez, una cifra ridícula, que apenas merece comentarios.

Y ya, en una perspectiva más concreta, ¿Qué se puede decir del turismo procedente de México? Pues que es insignificante. Estando tan cerca de Cuba, a la Isla llegaron entre 2016 y 2019 una media de 150 mil turistas año. México tiene una población de 126 millones de habitantes. España, con tres veces menos de población, envía a Cuba una media de 165 mil turistas al año, y hay que volar 6 horas o más de avión. No, el turismo mexicano tampoco tiene mucho interés en lo que Cuba ofrece. 

De las remesas, no existen datos, pero la colonia cubana en México no tiene proporciones muy destacadas. En cuanto a inversiones extranjeras, los proyectos del Mariel, por ejemplo, no cuentan con iniciativas de México. 

Y por lo que respecta al comercio de bienes entre los dos países, México con 353 millones de pesos de media entre 2015 y 2019, viene a registrar unas cifras similares a las del comercio de Cuba con Estados Unidos, a pesar del contencioso entre los dos países. Tampoco es para lanzar campanas al vuelo (Canadá, Brasil, Argentina están por delante de México en comercio con la Isla).

AMLO ha decidido viajar a Cuba en momentos difíciles. Sus razones tendrá. Tampoco se sabrá cuál es el contenido real de la visita, y qué tipo de acuerdos pueden alcanzar los dos países. Este tipo de cosas permanecen en la oscuridad y luego pasa lo que pasa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?