El susto de la inflación en Cuba en febrero

Elías Amor Bravo economista

A vueltas con la inflación. Según la Oficina Nacional de Estadística, el pasado mes de febrero el Índice de Precios al Consumidor IPC de la economía cubana se situó en el nivel 196,20 con respecto a la base (2010). Los precios casi se han multiplicado por dos con relación a dicho año. En el mes de febrero, la variación mensual fue, con respecto a enero, de un  0,90%, en tanto que la variación acumulada desde el comienzo del año fue del 1,05%, y la variación interanual, que es el indicador más utilizado de inflación, fue 23,03%.

Ante estos resultados, la pregunta que cabe hacer es la siguiente, ¿Se moderan los precios en Cuba? Y la respuesta es pues sí y no.

Con respecto a diciembre de 2021, cuando la tasa interanual registró un 77,3% respecto al mismo mes del año anterior, la respuesta es afirmativa. Nada más y nada menos que 50 puntos ha bajado la tasa de inflación del IPC en la Isla. De igual modo, si la comparación de tasas interanuales se realizara con febrero de 2021, el descenso es igualmente destacado, ya que entonces, la tasa interanual fue de un 54,82%. En ambos casos, se trata de resultados que se pueden valorar de forma positiva si se aceptan los datos elaborados por la Oficina.

Sin embargo, las dudas surgen si se compara el dato de febrero con relación al mes de enero, cuando la tasa de inflación interanual se situó en un 23,26% respecto del mismo mes del año anterior. En este caso, la rebaja ha sido insignificante, de solo 0,23 décimas. Dicho de otro modo, la inflación apenas disminuye en los dos primeros meses del año, y sigue haciendo estragos en la economía, mostrando un perfil temporal alcista en el segundo mes del año que, teniendo en cuenta el entorno de la economía mundial, es de esperar que continúe aumentando.

Además, hay malas noticias procedentes de los dos componentes más inflacionistas en febrero, que han sido Recreación y cultura, y Alimentación, lo mismo que ocurrió en enero pasado, indicando con ello un cierto arraigo de las expectativas inflacionistas en la economía.

En estos dos componentes del índice, la tasa interanual en el mes de enero fue de 62,98% y 45,14% respectivamente, en tanto que en el mes de febrero se situó en 61,9% y 41,87% respectivamente. Los descensos registrados son poco significativos y la inflación se sigue concentrando en estos dos rubros del índice, que tienen un peso significativo en la cesta de bienes elegida por ONEI para medir la inflación. Bebidas alcohólicas y tabaco que también registra un alto nivel de inflación, experimenta igualmente un ligero descenso de la tasa interanual del 24,29% en enero al 23,67% de febrero.

Por el contrario, el componente de Restaurantes y hoteles, que en enero registró una tasa interanual del 11,35% en febrero ha experimentado un aumento hasta quedar situado en un 14,72% lo que indica que el sector turístico intenta hacer caja con los pocos turistas que están entrando a la isla, que sorprendidos por precios elevados podrán perfectamente decidir no volver y optar por destinos más competitivos en calidad y precio.

Hay otros rubros en la composición del índice que son más preocupantes, sobre todo para los cubanos. Por ejemplo, el componente de Transportes que en enero creció a una tasa interanual del 5,58% en febrero ha registrado un aumento del indicador hasta el 9,22% lo que supone casi duplicar la tasa. Este rubro es importante porque su efecto sobre el índice es el más elevado de los 12 componentes, un 32,67% superior incluso a la Alimentación. Está directamente relacionado con la inflación subyacente que indica el arraigo de las expectativas de inflación en los agentes económicos,

Entre los rubros menos inflacionistas, se destaca la Salud, que retrocede en tasa interanual en febrero -10,36%, un porcentaje similar a enero ejerciendo una incidencia a la baja sobre la tasa de variación.

El informe mensual de la Oficina de Estadística indica que son los derivados lácteos los productos que registran mayores aumentos de precios en febrero: el queso un 25,47%, la leche liquida un 8,8%, queso blanco un 7,66%, leche en polvo 6,64%, de modo que no solo escasean sino que, si se encuentran, hay que pagar más por ellos.

Tal como se ha señalado, las tres divisiones que mayor efecto tuvieron en la variación mensual de Febrero han sido: Transporte (32,67%), Restaurantes y Hoteles (29,70%) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (25,05%), que suponen casi el 87% de la variación registrada en la inflación. Como viene siendo habitual, los servicios presupuestados Salud y Educación son los más estables sobre la inflación, y destacan los servicios de comunicaciones, que siguen una evolución prácticamente estable desde 2010 cuando se estableció la base del índice.

El artículo con mayor efecto a la variación mensual de la división de Transporte ha sido el transporte en ómnibus que aumenta un 2,28% en el mes. Destaca el taxi urbano y el bicitaxi con un aumento en los precios del 5,28% dirigido al turismo.

Los artículos con mayor efecto a la variación mensual de la división de Restaurantes y Hoteles ha sido otra vez la merienda, con un aumento del 5,37% y de los alimentos preparados para llevar, con un aumento del 4,47%. En los dos casos, productos y servicios relacionados con el consumo de las familias.

Finalmente, el artículo con mayor efecto a la variación mensual de la división de Alimentos y bebidas no alcohólicas, ha sido el queso ya citado con un 25,47% de aumento, pero la carne de pollo también ha subido un 4,54% en el mes.

Hay algo de manipulación estadística en el dato de febrero. La Oficina dice que “atendiendo a las faltas ocasionales y a la estacionalidad de algunas variedades del mercado agropecuario es práctica estadística realizar imputaciones que permiten mantener la comparabilidad de la serie de datos. Para este periodo se muestran los por cientos de imputación por divisiones los cuales están en el rango permitido internacionalmente”, y casualmente en este mes, el porcentaje de imputación más elevado, con un 63,07% corresponde al rubro de Salud, que curiosamente es el que ve descender los precios un -10,36% como ya se indicó. Si este componente no tuviera ese peso, la inflación quedaría por encima del 40% muy cerca de dato registrado en el mismo mes de 2021. Desde luego, nada que ver con el dato "oficial" del 23,03%. Menudo susto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?