En Granma no saben lo que es la democracia y el estado de derecho

Elías Amor Bravo economista

Este blog deja hoy los temas de economía, que son lo suyo para hacer referencia a un artículo, por denominarlo de algún modo, publicado en Granma con el título, "Gobierno de EEUU bloquea, el pueblo no", que se puede calificar de una auténtica vergüenza. 

Los comunistas cubanos creen tan poco en la democracia que llegan a insultar de forma explícita a los demócratas con las cosas que dicen y que hacen. Solo un perfecto ignorante que desprecia el gobierno de todos para todos, puede decir en un titular de Granma, el diario oficial que expresa la opinión del régimen que “el pueblo de Estados Unidos envía jeringuillas para salvar, mientras su gobierno busca sembrar el caos en Cuba”.

Esta distinción entre pueblo y gobierno en los países democráticos tiene poco recorrido, por no decir, ninguno, ya que en democracia, el pueblo soberano elige a su gobierno que, una vez toma posesión, dirige los asuntos de la nación sirviendo a los intereses de todos. Entender estos principios no es fácil para aquel que lleva 63 años haciendo y deshaciendo a voluntad los destinos de la nación, para que luego, diputados españoles o italianos tengan dudas sobre si el régimen comunista cubano es una dictadura.

A Granma le sorprende que en Estados Unidos pueda existir una corriente de opinión distinta en la sociedad a la que representa el gobierno. Pues claro que sí. En democracia todas las ideologías conviven sin que exista un pensamiento único. La convivencia permite avanzar a las sociedades desde la pluralidad. En las democracias, por suerte, no existe un Fidel Castro que proclame a los vientos aquella frase de “con la revolución, todo, contra la revolución nada”. O la más insultante de “elecciones, pa qué”.

En democracia incluso es legítimo que el gobierno tenga una opinión distinta de la que poseen otros sectores sociales, pero no se practica la represión, ni torturas, no existen delitos políticos. Lo importante es el cumplimiento de la Ley que surge de la soberanía popular representada en un parlamento en que caben todas las voces. La justicia dicta sentencias basadas en esas leyes, con independencia del poder político. En democracia, no existen enemigos, solo adversarios, y las distintas opciones políticas se miden en la arena electoral, donde compiten todos los partidos por lograr el máximo apoyo social.

Insisto, quien ha escrito en Granma al dictado del régimen no le debería sorprender que el movimiento estadounidense de solidaridad con Cuba anuncie el envío de seis millones de jeringuillas para la vacunación contra la COVID-19, y, al mismo tiempo, que “la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) grita a los cuatro vientos que ahora, para que la contrarrevolución acceda a sus últimos dos millones destinados a la subversión, debe adecuar sus propuestas a lo sucedido después del 11 de julio”.

Esa diferencia de posiciones entre sociedad civil y gobierno es lo que no admiten los comunistas. Cuando ellos mandan, se impone la jerarquía bolchevique, estás con ellos o contra ellos. No valen posiciones intermedias. Los adversarios deben ser eliminados o convertidos en “gusanos” despreciables, a los que no se ofrece la menor oportunidad de integración. Los que sobreviven a la degradante represión política, no tienen otro remedio que huir a otros países. Cuba tiene 2,2 millones de nativos en el exterior, muchos de ellos personas que no han podido vivir en la isla, a pesar de ser ese su deseo.

Los comunistas cubanos no pueden entender, no les cabe en su pensamiento obtuso y más propio de guerra fría, que en un país democrático una agencia del gobierno legisle y actúe en función de las directrices del gobierno del que depende. Su funcionamiento está reglado y sometido a auditorias periódicas, responde ante un parlamento en que se exigen responsabilidades y si el dinero del contribuyente no se gasta de forma correcta, se depuran responsabilidades. Este proceder en Cuba es desconocido y va por otros derroteros. La Usaid, como todas las agencias gubernamentales de Estados Unidos, funciona así.

Sin embargo, al mismo tiempo, en las sociedades libres pueden existir asociaciones, organizaciones y entidades pertenecientes a la sociedad civil y el sector privado que mantienen posiciones distintas a las del gobierno. Se financian con sus propios recursos, diseñan sus planes con independencia del poder político y responden ante sus propietarios. En Cuba, obviamente, este tipo de entidades están proscritas por el régimen comunista, salvo las organizaciones de masas que actúan como correa de trasmisión del poder comunista.  

Volviendo al tema que nos ocupa, los comunistas cubanos están obsesionados con todo aquello que vaya contra su posición hegemónica, impuesta y que necesitan justificar como sea, poco les importa la detención sin paradero desconocido, la ausencia de habeas corpus y los juicios sumarísimos en los que condenan hasta menores de edad. Por ello, que la Usaid anunciase hace unos días que otorgaría financiación de hasta dos millones de dólares a aquellos proyectos que incentiven la democracia y los derechos humanos en Cuba. ¿Qué hay de malo en ello? Si los comunistas cubanos no dan pasos voluntariamente a la democracia, este tipo de estrategias parece ser lo más acertado para ayudar al pueblo cubano.

Es lógico que arremetan contra el gobierno de Estados Unidos y sus instituciones, calificando sus programas como “una de las estrategias injerencistas más obvias de Estados Unidos alrededor del mundo, e históricamente usada contra la revolución cubana”, y si bien algo de cierta es esta afirmación, no cabe duda de que, si tuviera éxito esta “estrategia” se estarían resolviendo muchos problemas que no parecen tener solución, pero que el pueblo cubano demanda, véanse si no las proclamas del 11 de julio. 

No hay nada de malo que los movimientos de solidaridad de Estados Unidos, España o de México envíen a Cuba jeringuillas o cualquier otra cosa que se necesite. Ojalá el régimen actuara como mayor flexibilidad en todos los programas de cooperación internacional dirigidos a la isla, y no solo con aquellos que benefician sus intereses. En los distintos países democráticos, estas asociaciones procastristas funcionan con absoluta libertad, ejercen presión sobre los gobiernos y mantienen una vigilancia activa sobre los opositores y disidentes más activos. En Cuba, nadie piensa en un funcionamiento de organizaciones contrarias al régimen. Todas están proscritas.

Esta es la realidad, y no estamos inventando nada nuevo. Los demócratas cubanos queremos lo mejor para Cuba y no vamos a cuestionar los envíos de jeringuillas, medicamentos, antibióticos, etc., que la industria cubana no produce o que los vende al exterior antes de entregarlos a sus ciudadanos, si ello puede ayudar a los compatriotas que viven en la Isla. 

Pero lo que nunca vamos a cuestionar son las acciones legítimas de un gobierno democrático, porque eso es tirar piedras contra el propio tejado. El gobierno de Estados Unidos, el de España, el de México, están legitimados para seguir las acciones políticas que entienda que son las más adecuadas para propiciar en Cuba cambios pacíficos a la democracia. Y otro tanto lo puede hacer el Parlamento europeo, la OEA y cualquier organización o país democrático que simpatice con el pueblo cubano sometido por una dictadura de partido único, que se mantiene en el poder 63 años sin haber acudido a unas elecciones democráticas y plurales. Enfrentar al pueblo y al gobierno de Estados Unidos es una falta de responsabilidad, una vergüenza que revela el verdadero rostro del régimen comunista cubano. Se le está acabando la artillería.


Comentarios

  1. Que falta hace que dentro de Cuba haya 20 personas que piensen como Usted, de veras hermano, "que analfabetismo político y económico estamos padeciendo"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo

¿Qué pasará con el peso cubano?