¿Qué está pasando con la inflación de enero en Cuba?

Elías Amor Bravo economista 

La ONEI acaba de publicar el dato de inflación en Cuba, cuya variación mensual del IPC en dicho mes fue de un 0,15% y la variación interanual de 23,26%. Estos datos han sido sensiblemente inferiores a los del cierre de diciembre de 2021, cuando se registraron 4,63% y 77,3% respectivamente.

El descenso de la inflación en el comienzo del ejercicio de 2022, además, se ha dejado sentir en prácticamente todos los componentes del IPC, como presenta el Cuadro 1 ¿Se podría concluir que la inflación en Cuba ha sido controlada por el régimen mes de enero de 2022? No conviene correr tanto, y los datos se tienen que analizar con cuidado.

Cuadro 1.- Tasa interanual de inflación del IPC (%)

 

dic-21

ene-22

Transporte

188,6

5,58

Servicios a la vivienda

153,54

6,81

Alimentos y bebidas no alcohólicas

113,95

45,14

Recreación y cultura

91,74

62,98

IPC general

77,3

23,26

Bebidas alcohólicas y tabaco

58,16

24,29

Restaurantes y hoteles

44,68

11,35

Comunicaciones

28,16

-

Educación

23,29

-

Salud

22,37

-

Bienes y servicios diversos

13,52

8,98

Muebles y artículos para el hogar

12,67

5,74

Prendas de vestir y calzado

8,08

3,47

 

Junto a los más de 50 puntos que disminuye la inflación general, el descenso de los componentes más inflacionistas del índice es muy destacado, como en el caso de Transporte, que baja del 188,6% al 5,58%, o en Servicios a la vivienda, del 153,54% al 6,81%. Se advierte que la decisión del régimen de compensar las subidas de precios internacionales por medio de subsidios ha acabado dando sus resultados con el correlato de la escasez y de aumento del déficit público.

El descenso en la inflación interanual ha sido menor en el caso de Alimentos y bebidas no alcohólicas, de 113,95% a 45,14% y en el componente de Recreación y cultura que ha disminuido de 91,74% a 62,98%. En ambos casos, los precios se resisten a bajar y mantienen un suelo por debajo del que no descienden. En la parte inferior del Cuadro 1, los precios de Bienes y servicios diversos, Muebles y artículos para el hogar y Prendas de vestir y calzado son los que reducen en menor cuantía la inflación.

Este resultado tiene que ver con el hecho de que enero de 2021, con el que se realiza la comparación interanual, fue un mes en que se concentró el mayor impacto de la subida de la “inflación de diseño de Meisi Bolaños” (nada menos que un 44,1%) de modo que estos incrementos de enero de 2022 se han producido sobre niveles elevados de los precios, lo que indica que la inflación sigue latente en la economía y que no conviene lanzar campanas al vuelo.

En el dato de enero, es sorprendente el alza de la inflación en el componente de Recreación y cultura, un 62,98% en tasa interanual. Su estrecha relación con el sector servicios presagia que la inflación se ha extendido rápido por toda la economía y desborda el ámbito de los componentes más volátiles de la energía y sus derivados. Por lo que respecta a Alimentos y bebidas no alcohólicas, el alza interanual también ha sido elevada, un 45,14%. Pero este dato contrasta con la variación registrada en el mes que, con signo negativo, -0,33% indica que los precios de este componente han bajado en enero.

No obstante, algunos productos individuales de Alimentos y bebidas no alcohólicas registraron incrementos muy significativos, por ejemplo, el queso, un 26,93% en el mes, le sigue la leche en polvo, un 12,6%, el pargo entero un 10,71% y el maíz en grano, 9,76% y la leche líquida 8,43%, incrementos de precios que indican lo difícil que sigue siendo para los cubanos atender sus necesidades básicas de alimentos. Por el contrario, boniato, cebolla, frijol colorado o col, por el contrario, registran bajadas de precios en enero.

Con todo, el componente del índice que registra un mayor aumento mensual, un 2,19% ha sido Restaurantes y hoteles, estrechamente vinculado con el turismo lo que puede acabar teniendo consecuencias negativas sobre la competitividad precio del sector. No obstante, parece que, en este grupo, los precios que más han crecido tienen que ver con la vida diaria de los cubanos, más que con el turismo, y así la merienda es la que ve crecer más sus precios, un 4,5% más del doble que la media, y sigue con un 3,13% los precios de los alimentos para llevar.

Bienes y servicios diversos con un 0,47% de variación mensual ocupó el segundo puesto por incremento mensual de los componentes, y en este grupo destacó el crecimiento de los precios de la colonia, un 3,22% en el mes, seguido de corte de cabello para mujeres y niñas, un 3,09% y la manicura, con un 1,39% de aumento, todos esos incrementos por encima de la media del componente del IPC.

Los precios de los productos y servicios del sector presupuestado como educación, sanidad o comunicaciones permanecieron sin cambios este mes y representaron un aporte esencial para la moderación del IPC en su conjunto. Sin embargo, los datos indican que los precios de los bienes y servicios de los que depende el poder adquisitivo cotidiano de los cubanos no acaban de encontrar una senda a la baja. La inflación aunque a la baja, sigue sin dar tregua.

 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mercado cambiario oficial: el fracaso ya viene llegando

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo