Las consecuencias económicas de Ian (1ª parte)

Elías Amor Bravo economista

En este momento, no cabe la menor duda que la noticia que preocupa a los cubanos es el daño provocado por el paso del huracán Ian por Pinar del Río. Con su proverbial eficacia propagandista, Granma se ha referido a las consecuencias en la importante comarca de Vueltabajo, en la que se ha celebrado una precipitada reunión de Diaz Canel con las máximas autoridades.

Al parecer, a Díaz Canel le debió preocupar el estado de la zona y el hecho de que todavía no se hubiera realizado una evaluación de los daños y establecido el funcionamiento de las oficinas de trámites, para la asignación de los recursos que se destinen a la recuperación. ¿Es que no existen protocolos definidos ante estas situaciones que se tiene que improvisar cada vez que hay un ciclón? ¿Qué hace Díaz Canel paseando por Vueltabajo cuando debería estar en su despacho en La Habana coordinando la ayuda, si es que existe alguna? Los cubanos cada vez están menos acostumbrados a estos ejercicios de propaganda y en este caso solo observan retrasos inexplicables, porque en este momento, no hay indicador alguno que apunte a una mayor celeridad.

Díaz Canel viendo el estado en que quedó la autopista Habana a Pinar del Río, con grandes cantidades de escombros y árboles sobre la vía, señaló la necesidad de despejar la misma cuanto antes, empleando “las fuerzas de comunales”, de conjunto con las de otros organismos, pues se trata de una vía estratégica para el envío de ayuda. Como si las “fuerzas comunales” que lo han perdido todo o casi todo, no estuvieran obligadas primero a atender sus problemas. ¿Cuántos bulldozers se necesitan para esa tarea y sobre todo, cuántos tiene el régimen para ello?

En un escenario de nevadas, las máquinas quita nieve, empujadas por tractores de agentes privados, llegan y con sal lo resuelven todo. ¿Por qué Díaz Canel piensa que se puede resolver este problema recurriendo una vez más el colectivismo ineficiente de las “fuerzas comunales”? ¿Es que acaso en el régimen comunista no hay organismos del sector presupuestado que se dediquen a estas actividades de forma profesional? Se insiste en que será suficiente con varias “brigadas” de La Habana y Mayabeque movilizadas para estas operaciones, pero mucho nos tememos que las cosas van para largo.

Por otro lado, parece que existe un grave problema de higiene y por ello, para dar apoyo a las labores de higienización, Díaz Canel contará con medios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Grupo Empresarial Azcuba. Con tantos ciclones que han pasado por Cuba en 63 años era para que existiera una fuerza de emergencia en el ejército, dotada de medios y de formación competitiva, para afrontar este tipo de escenarios. Ojalá no recurran otra vez a los jóvenes reclutas, como en la central de super tanqueros.

Pero dicho lo anterior, a Díaz-Canel lo que realmente le importaba era averiguar en qué estado quedaron las más de 33.400 toneladas de tabaco de cosechas anteriores que permanecen en almacenes y otros depósitos, e indicó visitar a los principales productores de la hoja en el territorio para brindarles apoyo. Cuidado. Eso es dinero, y casi seguro, ya está comprometido. 

El tabaco sigue siendo una de las rúbricas principales del comercio exterior cubano, y perder ese acopio podría ser una auténtica desgracia por las divisas que aporta y que tanto ansía el régimen para llenar las arcas del estado. Por suerte, el ciclón ha pasado en una época en la que el ciclo productivo del tabaco se encuentra en la fase de semilla, aunque casi seguro habrá hecho daño a los campos de cultivo, que se tendrán que preparar otra vez, lo que acarreará costes extra a los productores que, en ausencia de seguros privados, o de apoyo gubernativo, habrá que financiarlos con recursos propios.

Granma ha reconocido que el paso de Ian sobre los municipios que conforman el macizo tabacalero de Vueltabajo, en los que existen más de 7.900 casas de cura (secado) natural hechas de tabla y cubierta ligera, ha provocado numerosas afectaciones sobre la infraestructura del principal rubro exportable de la agricultura cubana. Y una vez más, lo único que se desprende de la noticia es que habrá que esperar para conocer las estimaciones de daños económicos.

Díaz Canel se ha encontrado con más problemas, como el suministro de agua a la población o los eternos apagones, y por ello, pidió desde Granma “levantar el ánimo y recuperar de nuevo todas las construcciones que se hayan caído”. Acompañado en la reunión de varios ministros, según Granma recibió además una detallada explicación de las acciones que se van a realizar para un presunto retorno a la normalidad en el menor tiempo posible.

El paso de Ian por Cuba ha vuelto a poner de manifiesto la fragilidad del modelo económico comunista que existe en el país, frente a este tipo de manifestaciones de la naturaleza. Nadie tiene la menor duda que las huellas del huracán van a tardar mucho tiempo en ser borradas, esta vez. A nadie se le ocurre, salvo a Díaz Canel, convocar “la movilización popular para apoyar la recogida de escombros, recuperar los organopónicos e impulsar los cultivos de ciclo corto que den alimentos en el menor tiempo posible”. La gente no está para esas cosas. Infunde más desánimo con este tipo de algaradas, y sobre todo, debería tener en cuenta el aviso del referéndum del domingo: el pueblo cubano ha dicho basta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Muy deficientes resultados en la construcción de viviendas en el primer semestre

La bancarización ha quedado aparcada, otro experimento más a la basura

¿Qué pasó con el turismo en 2023? ¿Y qué pasará en 2024?