López Obrador, Díaz Canel y el Saratoga

 Elías Amor Bravo economista

Ayer, este blog analizaba los datos de los dirigentes castristas sobre la previsión del turismo en Cuba en 2022. Informaciones que, ofrecidas en la Feria de Varadero, apuntaban a que la recuperación de esta actividad no llegaría en el  año actual y que habría que esperar a 2023 para alcanzar niveles similares a los obtenidos antes de la pandemia del COVID-19, Expusimos nuestras dudas al respecto, e insistimos en que el turismo cubano necesita otro modelo para situarse a nivel competitivo.

Y por esas causas del desfase horario, no se hizo referencia al suceso dramático del hotel Saratoga en La Habana. Según versión oficial preliminar, un magnifico edificio de los tiempos de la colonia española, frente a la institución de la democracia cubana, el Capitolio, saltaba por los aires a causa de una explosión provocada por un escape de gas durante labores de suministro en cocinas. Por suerte, no había clientes alojados en el hotel, pero la deflagración se llevó por delante a 13 víctimas, cubanos que, por desgracia se encontraban allí cuando todo ocurrió. 

Hoy es el día de rogar a Dios por el alma de estas personas inocentes y trasmitir el pésame a sus familiares, al tiempo que hacer llegar nuestra solidaridad y comprensión en estos momentos al pueblo cubano. Una desgracia de estas características provoca una fractura que será difícil de olvidar. Los Aires Libres de La Habana de la acera del Saratoga nunca volverán a ser lo mismo, un pedazo de la vibrante historia de Cuba se ha ido quizás para siempre con esta explosión.

Y en medio de esta crisis que deja consternación a todo el mundo, llega a Cuba López Obrador, que muy bien podría aplazar su viaje para momentos mas propicios. Un viaje que no tiene otra finalidad que lanzar mensajes incendiarios contra Estados Unidos. No se si a Díaz Canel le puede interesar en estos momentos tan difíciles para todos los cubanos, sacar a pasear al doberman anti embargo/bloqueo que siempre le acompañada, pero si este fuera el caso, estaría cometiendo un gran error. 

No es el momento para recibir y atender a López Obrador. El dirigente comunista cubano tiene cosas mucho más importantes que atender, como estar cerca de todos los heridos, y de acompañar a las familias de las víctimas. Y, por supuesto, empezar a pensar qué solución debe aportar el régimen al Saratoga. Desde luego, alguien debería cuanto antes trasladar al mexicano un mensaje muy claro: que no es el momento. Ya veremos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El mercado cambiario oficial: el fracaso ya viene llegando

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo