Sobre el mercado cambiario en Cuba: preguntas y muchas dudas

Elías Amor Bravo economista

Al parecer el Banco Central de Cuba ha divulgado en redes sociales y en Granma un panfleto en el que, por medio de preguntas y respuestas, quiere dar solución a algunos interrogantes que tiene la población sobre este tema. Lo confieso, después de leer este documento, ahora entiendo cada vez menos lo que ha hecho el gobierno comunista cubano, autorizando primero el 4 de agosto un cambio de 1x120 y desde el  9 de agosto las operaciones a través de los cajeros automáticos y los terminales de puntos de venta ubicados en bancos, CADECA y otros establecimientos destinados a ello. Las dudas crecen y se multiplican.

Antes de proseguir, la primera confusión me vino cuando leí que estas medidas buscaban establecer un mercado cambiario en Cuba que permita al estado la compra y venta de divisas legalmente a los visitantes extranjeros, a los actores económicos no estatales y, en sentido general a la población. Falso. Eso ya existe, Lo creó la tarea ordenamiento y lo único que ocurrió es que se dejó sin funcionar cuando vieron que el Banco Central no tenía divisas para respaldar el tipo de cambio fijo. Que no mientan. El mercado cambiario fue creado y como el régimen fue incapaz de hacerlo funcionar, lo puso en marcha la iniciativa privada en el llamado mercado informal.

Pero es que hay más. Este invento que ha lanzado el régimen no es un mercado cambiario ni nada parecido. Estamos ante una operación del estado comunista para captar divisas y dejar fuera del mercado a los operadores privados que desde el inicio de la tarea ordenamiento, empezaron a dar servicio de canje de moneda a la gente que lo necesitaba y que se encontraba que los bancos, cadecas y demás entidades, no lo podían hacer.

Dice el Banco en su panfleto que esto es una primera etapa, con las operaciones de compra de divisas, incluido el dólar estadounidense en efectivo, y una vez más no se entiende cómo es posible construir un mercado con decisiones de uno solo de los lados, la oferta, y trayendo un precio de otro mercado, que no ha sido testado de forma objetiva. Mal comienzo, que solo puede llevar a un mal final.

El Banco Central de Cuba responde a las preguntas con datos en algunos casos, objetivos e irrefutables, como por ejemplo, ¿Cuándo entran en vigor las resoluciones No. 126/2022 y No. 127/2022 del Banco Central de Cuba relacionadas con el mercado cambiario? Que no admite otra respuesta que a partir del 4 de agosto de 2022. Pero nadie explica por qué esta fecha, a qué obedece la premura y precipitación de esta medida, poco reflexiva y con unos objetivos concretos, a los que tampoco se hizo referencia.

De igual modo, a la pregunta ¿Quiénes participan en el mercado cambiario? Se responde que solo son las personas naturales, trabajadores por cuenta propia (TCP), productores agropecuarios individuales, artistas y creadores, cooperativas no agropecuarias, micro, pequeñas y medianas empresas privadas. Es decir, alrededor de un 15% de la economía cubana. 

Es cierto que este sector tiene una mayor proyección al exterior, pero alternativamente, dejando fuera a las empresas estatales se pierde una referencia principal, sobre todo de aquellas con negocios extranjeros. Incluso, los órganos municipales con planes de desarrollo de cooperación exterior, han sido igualmente excluidos. El régimen parece no fiarse de los suyos. En fin, limitar los participantes en un mercado es otra decisión equivocada.

A la pregunta, ¿Cuál es la nueva tasa de cambio oficial del USD establecida por el Banco Central para el sector población y no estatal? La respuesta es clara, la establecida a nivel oficial,  por el Banco Central para todas las operaciones de la población y el sector no estatal es de 120 CUP x 1 USD. Se insiste en ese carácter “oficial” aunque la tasa procede del mercado informal, incluso un poco más baja de la última antes de la adopción de la medida. Pero tampoco se explica de dónde sale esta tasa de cambio económicamente fundada, que se reconoce, además, que no es de equilibrio. Y sobre todo, qué ocurrirá con la otra tasa de 1x24 de la tarea ordenamiento. Más confusión, imposible.

De hecho, la explicación que se ofrece a ¿Por qué se estableció esa tasa de cambio? Es bastante peregrina, por cuanto se reconoce que es un precio que ya existe en la economía y que refleja una relación entre la oferta y la demanda de divisas. 

Existe en un mercado informal, que es cierto que regula de forma eficiente transacciones entre oferta y demanda, pero nada dice que ese precio se pueda trasladar al conjunto de la economía. Es más, pretender que en el futuro, los flujos reales del mercado cambiario, una vez esté operando tanto en la compra como en la venta, vayan a determinar con mayor precisión el valor de equilibrio de esta tasa, es un desiderátum, más que una realidad objetiva, más aun cuando se parte de una construcción equívoca del mercado. 

Lo más grave es la referencia a un tipo de cambio administrado. Lo peor que se podría ocurrir, ya que se atribuye a un supuesto Comité de Política Monetaria del Banco Central de Cuba la posibilidad de modificar la tasa que surja del mercado. Hay que prepararse para el baile, y sobre todo, para el fracaso.  

El documento también responde a la pregunta ¿Cómo se efectuará la compra de USD por los bancos y Cadecas? Al señalar que se hará en efectivo por ventanilla y también por ventanilla se podrán realizar movimientos de sus cuentas en divisas o MLC a cuentas en CUP y extraer efectivo de las mismas. Colas, esperas, deficiente atención en las entidades, va a ser la consecuencia de estos controles de ventanilla que harán a muchos ciudadanos no recurrir a las entidades oficiales por lo que ello pueda suponer de suministro de información a la seguridad del estado comunista.

También se ofrece información de los márgenes comerciales establecidos por los bancos y para la compra de divisas en efectivo en ventanillas de bancos y Cadecas, así como en puertos, aeropuertos y hoteles es de 2.00 %. En días feriados es de 3.00 %. Por otra parte, para la compra de USD en efectivo es de 8.00 %, y en días feriados y festivos es de 9.00 %. Diferencias que se adjudican, de forma asombrosa, al embargo, pero que responden al hecho objetivo de que el 90% o más de las divisas que se mueven en la economía cubana tienen su origen en el dólar de Estados Unidos. A esta moneda se le arranca más margen comercial, y ya está.

Existía interés por conocer la tasa de cambio que se aplicará a los Certificados de Depósitos en MLC en caso que se desee extraer CUP, y la respuesta es que en caso que desee extraer total o parcialmente el saldo disponible en su Certificado de Depósito en MLC se tomará como referente la tasa de cambio del día que realice la operación. Mal asunto. 

Esto exigirá a las personas estar muy atentas a las cotizaciones, que no conviene olvidar que suben o bajan, en función de las condiciones del mercado. No es justo que un activo, los certificados de depósitos, puedan perder valor por causa del tipo de cambio del peso. Vincular un activo con la situación exterior de la economía cubana es un despropósito absoluto. Además, se mantiene la prohibición de extraer MLC de los Certificados de Depósitos lo que los mantiene como “corralito” dentro del sistema financiero cubano.

A la pregunta, ¿Cuál es la tasa de cambio que se aplica a las cuentas en CUC de colaboradores en el exterior? Se responde que es la oficial de la tarea ordenamiento de 1 CUC x 24 CUP que no conviene olvidar que sigue siendo la oficial y la que rige para la mayor parte de las transacciones de la economía. Por otra parte, las cuentas que poseen el descuento del 30% mantienen sus beneficios. Pero no cabe duda que los colaboradores si desean pasar a pesos sus cuentas, se van a encontrar con un cambio mucho más desfavorable y esto nuevamente plantea explicar por qué se adopta este tipo de decisiones en este caso concreto.

También se informa que es posible efectuar operaciones cambiarias a través de plataformas electrónicas, cajeros automáticos y Terminales de Punto de Venta al nuevo tipo de cambio a  partir del martes 9 de agosto. Pero, al igual que antes, no se ofrece explicación alguna sobre la premura de esta decisión, ni por qué en determinados puntos y no en todos se pueden realizar las operaciones.

Se pueden usar los canales de pago electrónicos para realizar operaciones con las tarjetas del sistema RED asociadas a los productos en MLC, emitidas por el Banco de Crédito y Comercio, Banco Popular de Ahorro y Banco Metropolitano, excepto las asociadas a personas jurídicas de las Formas de Gestión no Estatal, según lo establecido en la Resolución No. 222 del 6 de septiembre de 2021 del Banco Central. También podrán operar las tarjetas VISA y MasterCard que se aceptan en el país para la extracción de CUP y compra de productos y servicios en los comercios habilitados en esta moneda.

Por último, el Banco Central informa que el margen comercial para las transferencias desde el exterior y para las compras o extracciones en CUP desde tarjetas internacionales es, en ambos casos, de 0.00 % y lo mismo sucede para los pagos de servicios en CUP desde las cuentas en divisas y transferencias de las cuentas en divisas a las de CUP. En el caso de la extracción de efectivo en CUP desde cuenta en divisas, sí se aplica un margen comercial de 1.00 %. Por otra parte, para el depósito de divisas en efectivo en cuentas en CUP, el margen comercial es de 1.50 %.

 Lean el panfleto, pero no se crean nada de lo que dice. Un consejo. Si ustedes necesitan pesos cubanos, pónganse en contacto con su proveedor habitual del mercado informal. Le dará mejor precio, seguro, y sin tanto lío burocrático. Y no olvide lo más importante, le interesa estar a buenas con su amigo del mercado informal porque si necesita dólares para salir al exterior o para cualquier cosa, el estado comunista con su mercado incompleto, no se los venderá. Lo dicho, la operación saldrá mal. No puede salir bien.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Muy deficientes resultados en la construcción de viviendas en el primer semestre

La bancarización ha quedado aparcada, otro experimento más a la basura

¿Qué pasó con el turismo en 2023? ¿Y qué pasará en 2024?