Tras las remesas, los médicos y el turismo, las comunicaciones serán la nueva financiación del régimen comunista cubano

 Elías Amor Bravo economista

El régimen cubano necesita divisas para llenar las arcas del estado y dedicarlas después a sus objetivos. Lo han ensayado con el turismo, las remesas, la venta de médicos y profesionales y ahora, se presenta un sector, el de las nuevas tecnologías, con el mismo objetivo: recaudar divisas. 

La información procede del espacio televisivo Mesa Redonda, dedicado al tema de la informatización y la transformación digital de la sociedad, dos conceptos que, afortunadamente, en el régimen cubano ya se entienden como distintos, y de alcance diferente.

Un sector que hace apenas unos años se encontraba entre los más atrasados del mundo, y que por mor del régimen, ha experimentado cambios muy significativos desde 2017. La encargada de informar fue la ministra de comunicaciones, Mayra Arevich que valoró de forma muy positiva la realización de la XVIII edición de la Convención y Feria Internacional Informática 2022, que, tras la pausa impuesta por la pandemia, presentó varias particularidades. Entre ellas contar con una apk desarrollada por una mipyme del sector para conocer todas las actividades en tiempo real del evento.

En su opinión, el nuevo lema, “Juntos por la trasformación digital”, expresa la relevancia de acoger tecnologías innovadoras en diferentes sectores de la sociedad que el régimen comunista quiere promover.

La ministra dijo que Informática 2022 dejó clara la voluntad política del gobierno de continuar desarrollando el proceso de informatización de la sociedad y avanzar hacia la trasformación digital, con la participación de 1.134 delegados y expositores de 24 países. En total se presentaron 264 ponencias en el programa científico, un espacio de intercambio entre los actores económicos, las empresas y las universidades. Es decir, el sector lejos de responder a criterios empresariales y de actividad privada, nace como un sector de estado, con voluntad política y con unos fines muy concretos.

La "voluntad" del gobierno por avanzar en la informatización de la sociedad y la trasformación digital obedece a que los comunistas han descubierto que están ante un sector con el que, al igual que los médicos o los entrenadores, pueden obtener divisas con las que financiar las arcas del estado. Un negocio en ciernes que, si bien está abriendo espacios a la actividad no estatal, y a la circulación de la información, se mantiene bajo un absoluto control del régimen y se aceptan los costes que se puedan derivar de ello.

¿Cómo se logra ese control? La ministra lo dijo cuando señaló que el desarrollo de la infraestructura es uno de los ejes vitales para poder avanzar en el proceso de informatización del país. Esa infraestructura está en manos del estado que hace y deshace a su antojo, en ausencia de corporaciones privadas que pudieran disputar ese espacio.

Además, los comunistas han visto las posibilidades de retorno de la inversión, al comprobar cómo durante la etapa del covid-19 aumentaron las necesidades de comunicación de los ciudadanos a partir del aislamiento, lo que produjo un aumento del tráfico de 2.6 veces tras el primer año de la pandemia.

ETECSA es la mano armada del régimen para mantener el control de la demanda. Por ello, no quedó otro remedio que acelerar y masificar el acceso para garantizar las demandas de servicio que tenía la población. No es que ahora al régimen castrista le haya dado porque los cubanos satisfagan sus necesidades. La clave reside en la obtención de ingresos en divisas, porque la gente necesita mayor conexión y está dispuesta a pagar por ello.

De modo que ETECSA se encargó de garantizar la conectividad de los centros de aislamiento, las instituciones científicas, el acceso gratuito a la plataforma Cubaeduca y otras plataformas de la Educación Superior. También realizó trabajos para lograr ampliar la cobertura 4G, la cual ya está presente en todos los municipios del país, si bien subsisten quejas sobre la mala calidad de las comunicaciones y el uso de datos. Por supuesto, a 1.112 consejos populares del país se les otorgó al menos una vía para el acceso a internet. De igual manera se apuesta por ampliar el acceso de las instituciones a la red de redes, así como desarrollar la infraestructura.

El régimen se ha dado cuenta que, de pronto, la necesidad que tienen los cubanos de saber lo que pasa en el mundo, después de décadas de cerrojo informativo, ha llevado a crear un auténtico tesoro nacional integrado por las más de 7,5 millones de personas que tienen acceso a internet, de las cuáles el 80% lo hace mediante el teléfono móvil. 

Esto significa, más de 7.200.000 líneas de telefonía celular. Igualmente hay unos 251.000 hogares conectados mediante nauta hogar y este año arrancará con el servicio inalámbrico para esta modalidad de conexión con unos 56.000 servicios. Magnitudes que han crecido de forma significativa en los últimos años, partiendo de niveles de infraestructura de los más bajos del mundo.

Por eso, el régimen se plantea en 2022 alcanzar un 58% cobertura poblacional móvil 4G, ampliar la red de acceso a la telefonía celular, con 500 000 nuevos usuarios; ampliar la infraestructura para nuevos usuarios de nauta hogar e incrementar la conectividad de las instituciones y entidades. Detrás de ello, hay divisas y la oportunidad no se puede perder.

Como ocurre casi siempre que un dirigente del régimen habla de su gestión, la ministra se refirió al embargo o bloqueo del sector, sobre todo en el desarrollo de infraestructura actualizada que permita el despliegue de servicios que demanda la población. Sin embargo, la ministra no reconoció que buena parte del gasto en telefonía, ingresos que van directos a las arcas del estado, se financia desde el vecino del norte, Estados Unidos, para que las familias puedan estar conectadas.

La ministra atacó el embargo o bloqueo, porque, según dijo, las tecnologías que no tienen más de un 10% de componentes norteamericanas son limitadas y por tanto se pasa mucho trabajo para traer esas tecnologías, con precios que se encarecen más y se pagan más fletes. Al mismo tiempo se ven afectadas las plataformas de acceso, las actualizaciones desde Cuba, así como la preparación de los especialistas. Se ve que la ministra suele viajar poco por el exterior. Si pusiera en una balanza los ingresos de telefonía pagados desde Estados Unidos con estas minucias tecnológicas, lo mejor que podría hacer es callar y no hacer el ridículo.

Con respecto al despliegue de la televisión digital, un aspecto en que Cuba presenta un notable retraso con respecto a la mayoría de los países del mundo, incluso los de desarrollo inferior, la ministra recordó que este proceso comenzó en el año 2013 y que en la actualidad se atraviesa la fase de transición. Anunció como una gran noticia la venta de 3 millones de receptores y señaló que el cambio es positivo, porque permite liberar frecuencias del espectro radioeléctrico para su utilización en la red celular 4G, para una mayor cobertura de servicio y penetrabilidad en los interiores de los hogares. Es decir, recaudar más divisas con la telefonía móvil.

No obstante, los avances de la televisión digital en Cuba se basan en las cajitas, que, en unas 115.000 unidades se han concedido a núcleos beneficiados de asistencia social, con el costo asumido por el gobierno y se garantizó televisores híbridos en todos los centros de enseñanzas. Además, la transición en vez de realizarse a nivel general, buscando efectos positivos para el conjunto de la población, se realiza por regiones, empezando por la occidental, sobre todo en municipios donde se garantice la cobertura.

Esta transición parcial y asimétrica pretende mejorar la calidad de la señal de Multivisión, por ejemplo. Pero, desde luego, permite algo mucho más importante para el régimen comunista que es asignar con criterios políticos el proceso, lo que siempre da prioridad absoluta al que manda. Informó la ministra que este año se debe concluir el proceso de transición parcial de la televisión analógica a digital en el occidente del país y avanzar en el proyecto, alcanzando una cobertura poblacional del 89% en definición estándar y un 60% en alta definición.

Durante la Mesa redonda, la ministra habló del gobierno digital, uno de los proyectos a ejecutar para implementar el Plan de Desarrollo 2030, basado en un enfoque en la relación gobierno-ciudadanía, que apuesta por un gobierno digital más eficiente, eficaz y transparente que revolucione la administración pública.

El problema es que aparecen algunas contradicciones en este asunto, cuando la ministra identifica la existencia de 263 portales gubernamentales en Internet con el gobierno digital. Nada que ver. Aunque sean portales que brindan información a la población, el gobierno abierto exige avanzar hacia esa “etapa superior” que dice la ministra, en la que los ciudadanos interactúan con el gobierno en todos los sentidos, y no solo los 76 trámites y servicios en línea, como ocurre con la ONAT. La ministra destacó la apuesta por incrementar el empleo de la firma digital en las instituciones del gobierno y desde los ciudadanos a partir de su implementación en servicios en línea, con énfasis en el pago de los contribuyentes al sistema de tributos del país.

En la misma línea y con referencia al comercio electrónico, la ministra dijo que aun cuando existen insatisfacciones, se logró avanzar durante el pasado año. Tal vez habría estado bien que se refiriese a las quejas.

Señaló que hay presencia del comercio electrónico tanto en las entidades estatales como no estatales. Una de las fortalezas ha sido la disponibilidad de dos plataformas de pago: ENZONA y Transfermóvil, que no se han mantenido estáticas, porque la covid-19 demostró la necesidad de incorporar nuevos servicios. Por ejemplo, el pago de la electricidad, de la telefonía, agua, gas, impuestos, combustibles. Incluso, la última actualización de Transfermóvil está adaptada para las personas con discapacidad. El régimen ha visto otra oportunidad de potenciar estas plataformas para recaudar tarifas y tributos.

Un dato significativo es que ambas plataformas cuentan con tiendas virtuales pero esta fórmula solo permite acceder a 3,6 millones de cubanos (alrededor del 30% de la población, lo que indica que el 70% restante ni se entera) que usan estos modos de pagos digitales que en otros países incluso de desarrollo inferior a Cuba, llegan a ser utilizados por el 100% de la población.

Ante la falta de recursos económicos de inversión, el régimen apuesta por potenciar el pago mediante los códigos QR, sobre todo en el el comercio digital, y así no resulta necesario comprar cajeros, ni utilizar los POS, porque existe esa posibilidad alternativa, rápida y segura. Tan solo señaló la importancia de que los proveedores de bienes y servicios entiendan la utilidad de esa modalidad de pago, que resulta más eficiente y trasparenta la gestión. Viendo los niveles de uso del comercio electrónico, este es un punto oscuro, sin duda. De hecho, la ministra dijo que más del 54% de las operaciones de personas naturales mueven saldo y no efectivo.

Señaló que se pretende ampliar los servicios mediante las dos plataformas, en el caso de Transfermóvil con la prioridad en la ampliación del pago del agua; el nuevo cambio de diseño de la APK; el uso del monedero móvil de ETECSA (que saldrá este año); la comercialización de espacios publicitarios y la integración con pasarelas internacionales.

La ministra dijo que, para el desarrollo de estos servicios, además de las aplicaciones de software, son necesarias las infraestructuras de hardware, y se debe tener alta disponibilidad para evitar los fallos y molestias a los clientes. Em esas infraestructuras es donde el régimen mantiene su control absoluto. Dijo que también se precisa el desarrollo bancario para asimilar esos nuevos servicios en el entorno digital, pero la banca en Cuba no está adaptada precisamente a los tiempos que corren.

En cuanto a nuevos comercios y facilidades destacó la puesta en servicio de la Tienda Virtual de ETECSA para la comercialización de sus productos, así como la nueva plataforma de depósitos de saldos y pagos en el teléfono celular.

La ministra dijo que este “es el momento más importante del desarrollo de la industria de software y de telecomunicaciones”, porque se han creado nuevos actores económicos, entre ellos un número importante de mipymes que se han incorporado a esta actividad. Pero por la misma razón, el régimen no quiere perder el control. La posición política no puede estar mejor especificada: “el éxito de la industria está en utilizar el potencial humano desarrollado por la revolución y en la integración entre las empresas estatales y no estatales con el objetivo de crear productos con mejor calidad y en menor tiempo”.

¿Se logrará este objetivo? ¿Es realmente eso lo que quiere el régimen comunista? La industria informática nacional está formada por una diversidad de entidades, que incluyen las universidades, centros de investigación, y todos los actores económicos. Todos ellos girando alrededor del estado planificador e intervencionista en la economía. Además, cuenta con más de 50.000 egresados de las universidades de carreras afines a los que se quiere colocar en las empresas. La ministra dio a conocer que se trabaja con la Unión de Informáticos de Cuba en la creación de una plataforma que relacione las empresas y sus competencias, lo cual será útil a la hora de conformar un proyecto.

Con respecto a la exportación, tan necesaria para recaudar divisas, la ministra reconoció que hay un gran reto en esta actividad. “Estamos trabajando intencionalmente con todos los actores económicos para aumentar la exportación en la industria del software”. La ventaja competitiva de costes puede servir para abrir mercados. Elogió los resultados de Citmatel, que ha trabajado con mucha inteligencia su modelo de negocio, logrando convertirse en empresa de alta tecnología. Se trata de rediseñar la experiencia de la maquila reexportadora de derivados de petróleo hacia los pequeños países del Caribe que funcionó a Cuba mientras llegaba abundante crudo de Venezuela. Esa maquila ahora especializada en la informática.

También se refirió a la ciberseguridad: “todo lo que hemos hablado en la Mesa tiene que estar relacionado con un ambiente de desarrollo de la Internet seguro”, y destacó la labor de empresas como Segurmática y Segurmática Antivirus.

Respecto de los parques científicos tecnológicos, precisó que se han creado los de La Habana y Matanzas -donde se incuba el proyecto Varadero Cuidad Digital- y se llevan a cabo programas sectoriales de ciencia, tecnología e innovación en los que participan universidades y centros de investigación. Todas entidades dependientes del presupuesto estatal bajo control del régimen.

La ministra también hizo referencia a Correos de Cuba, que “se ha crecido en el último año a partir de la demanda durante la pandemia, lo cual representó una oportunidad para la empresa”. En 2021 se recibieron 4 millones de bultos postales para el servicio de paquetería, más de tres veces lo contabilizado en 2020. En un mes de 2021 se distribuyó la misma cantidad de bultos que en todo el 2020 y reconoció que aún quedan cosas por hacer en cuanto a la atención ciudadana y la modernización de la infraestructura para entregar los bultos en menor tiempo. La paquetería sigue sin ofrecer los resultados deseados, pero es otra actividad bajo absoluto control del régimen.

La ministra concluyó diciendo que se trabaja en la elaboración de la política para la transformación digital, que conducirá a la conformación de la agenda digital y a la propuesta de implementación de un programa de transformación digital.

Y que Cuba seguirá desarrollando el proceso de informatización de la sociedad y avanzando hacia la transformación digital, “en función de los objetivos de justicia social que caracterizan a su revolución, para asegurar la construcción de una sociedad digital inclusiva y solidaria, conformada por ciudadanos digitalmente capaces, sin brechas territoriales, étnicas, de género, etarias o de cualquier otro tipo, que contribuya al desarrollo de las personas, de su cultura y de la promoción de los valores y principios más auténticos de la Revolución cubana”. De lo expuesto, ¿alguien tiene alguna duda?

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mercado cambiario oficial: el fracaso ya viene llegando

Murillo y la Tarea Ordenamiento: la culpa es de otros

El castrismo ante la encrucijada del modelo de turismo