El régimen castrista, los G-77+China, los BRICS y la miel en China

Elías Amor Bravo economista

El mundo evoluciona a gran velocidad, pero Cuba no. Un buen ejemplo lo tenemos cuando el régimen comunista se da a participar en organismos internacionales de todo tipo. Si, claro, los que se creen el cuento del embargo/bloqueo, no podrán estar de acuerdo, pero hay que atenerse a los hechos. La realidad es bien distinta.

La Habana participó en el grupo de los G77+ China como presidente pro tempore y también se abrió hueco en los Brics (formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudá­frica). Nadie sabe cómo ni por qué, pero la diplomacia castrista, representativa de un sistema político autocrático que viola los derechos humanos e impide la transformación económica, se cuela en este tipo de foros, define puntos comunes, organiza agendas de trabajo y elabora planes de acción asumiendo un liderazgo que no le corresponde.

Pero así son las cosas, y en materia de geopolítica internacional no suele ser fácil pensar en términos racionales. El caso es que los comunistas cubanos se sienten realmente satisfechos de participar en estos foros, en que las economías emergentes del planeta plantean sus retos y ofrecen fórmulas para hacer frente a los mismos. Como si Cuba tuviera algo que decir al respecto. Y si no, que se lo digan al viceministro primero de relaciones exteriores de Cuba, a la sazón representante permanente en Naciones Unidas, Gerardo Peñalver, que se colocó en la reunión de ministros de relaciones exteriores Amigos de los Brics, celebrada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Todo un éxito para un país que dice estar bloqueado y embargado.

Y como no podría ser de otro modo, quien es incapaz de producir alimentos suficientes para dar de comer a sus ciudadanos, no consigue mantener la estabilidad en los suministros de electricidad o combustible, y lo que es peor, tiene graves problemas medioambientales de todo tipo, se permite el lujo de acudir a estas reuniones a hablar, entre otros, "de la defensa del uso de la ciencia, la tecnología y la innovación como motores del desarrollo sostenible, y la coordinación efectiva entre ambos bloques de países, apostando por la implementación de la convención marco y el Acuerdo de París; y de paso lograr avances en el contexto de la Cumbre del Clima de Naciones Unidas de 2023 (COP28)". Como si Cuba pudiera acreditar algo de todo ello.

Pero luego llegó el plato fuerte, cuando se informó a los asistentes de la creación del Centro de Investigación y Desarrollo de Vacunas de los Brics que, con la participación de otros países, abre un espacio para cooperar en materia de ciencia e innovación. Poco importa que las farmacias cubanas se encuentren vacías, sin los medicamentos más simples para atender la salud de los cubanos. La cuestión es que hay negocio en la venta de fármacos por el consorcio estatal cubano, lo mismo que con los médicos, y el estado comunista no tiene la menor duda.

Es lo habitual. Antes divisas, que satisfacción de necesidades internas. La Habana quiere que los Brics se inserten como parte de esquemas de cooperación triangular en los 17 proyectos de cooperación que fueron propuestos desde la Presidencia del G77. El objetivo de la diplomacia castrista es consolidar la alianza del G77 y los Brics para que los esfuerzos para asegurar una mayor representación y voz de los países en desarrollo den resultados en la toma de decisiones en el sistema internacional. Geopolítica de primer nivel.

Para mayor inri, y a pesar de las graves carencias de recursos de todo tipo, el régimen anuncia para este año la celebración de una Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G77 + China, sobre los retos actuales del desarrollo y el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación en ese contexto, que tendrá lugar en La Habana, el 15 y el 16 de septiembre. Más gasto para comilitones, sin límites. Todo lo que sea propaganda es prioritario.

Pero, luego está la dura realidad. Lo que verdaderamente está detrás de lo que aporta el régimen comunista cubano al mundo. Su inserción real en la división internacional del trabajo que permite su competitividad. Ese contacto con la dura realidad ha tenido un ejemplo reciente, durante la celebración en China de la exposición internacional Ruta Marítima de la Seda del Siglo 21, en la ciudad de Guangzhou.

Allí estuvo Cuba, una vez más, confirmando que el bloqueo/embargo es inexistente y como informó la prensa estatal, “hubo gran interés de quienes se acercaron al stand de Cuba para degustar la miel, el ron y el café, posicionados entre los principales artículos de la cartera exportable”. Esta es la dura realidad.

Nada más y nada menos que ir al principal productor de miel del mundo, que es China, a vender este producto. Los chinos produjeron en 2021, nada más y nada menos que 473.000 toneladas métricas de miel, más de la cuarta parte del total mundial. En algunos países europeos, como España, los productores nacionales han realizado protestas por la entrada masiva de miel procedente de China a precios altamente competitivos. El asunto es interesante.

Los cubanos se presentan en Guangzhou con miel, pese a que no están ni siquiera entre los diez principales países del mundo en producción de miel. De los otros dos productos, qué decir. Los cubanos ya se olvidaron del sabor del café y el ron, bueno, mejor es no entrar en debates estériles. Entonces, ¿Qué espectáculo llevaron los dirigentes a la feria de la ruta de la seda? No se equivoquen. Turismo, las bondades y valores del sector que pretende atraer a turistas chinos. Las autoridades no entienden que trasladar a los chinos a las playas cubanas es algo complicado, sobre todo porque los habitantes de este país tienen mucho más cerca, auténticos paraísos para disfrutar de sus vacaciones.

Es lo mismo que el G77 + China y los Brics. Vender humo es un grave error en la comunidad internacional. Este tipo de errores se paga. El régimen cubano ha vivido mucho tiempo de este tipo de jugadas, pero existen evidencias que meter la pata con la miel en China, ha ido muy lejos.

 

Comentarios

  1. Es que creo que son tan vagos a parte de ineptos que ni hacen el menor esfuerzo para no seguir haciendo de en hazme reír en reuniones de ese tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan vagos que 12 presidentes de EEUU se han jubilado sin tumbar al gobierno cubano.

      Eliminar
  2. Y por que esperar que otro pais nos saque las castanas del fuego! Atender bien: Cuba no es de interes para EEUU y, de paso anado, para muy pocos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Muy deficientes resultados en la construcción de viviendas en el primer semestre

La bancarización ha quedado aparcada, otro experimento más a la basura

¿Qué pasó con el turismo en 2023? ¿Y qué pasará en 2024?